3 de mayo de 2014 10:21 AM
Imprimir

Ya no figura entre las 10 primeras

En 2005, Argentina ocupaba el tercer lugar como exportador mundial de carne vacuna. Hoy ha descendido hasta la 11ª posición y seguirá perdiendo lugares.

Algo muy malo tiene que haber pasado para que la carne argentina, apreciada como pocas, haya perdido todo su protagonismo en el mercado internacional.

Esta vez no fue la fiebre aftosa la que corrió del comercio mundial a los cortes vacunos, como ocurrió en 2001. A las razones del retroceso actual no hay que fundarlas en factores exógenos o en una enfermedad viral. Tiene que ver con la decisión del Gobierno de intervenir el comercio ganadero, en otro intento fallido por defender la mesa de los argentinos.

Lo que comenzó en marzo de 2006 con la suspensión transitoria de las exportaciones se profundizó en los meses posteriores con la puesta en marcha de un mecanismo de regulación del comercio exterior. La era de los Registros de Operaciones de Exportaciones (ROE) se apoderaba de la industria frigorífica y ha logrado mantener su hegemonía hasta la actualidad.

En estos últimos ocho años, el daño causado a la cadena de ganados y carnes se puede reflejar en cifras. Entre 2007 y 2010, el stock de hacienda bovina perdió 10 millones de cabezas, y entre 2008 y 2010 se cerraron 153 plantas de faena, muchas de ellas exportadoras, con la pérdida de más de 10 mil puestos de trabajo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *