6 de mayo de 2014 14:06 PM
Imprimir

Presencia de glifosato en la leche materna

El pasado mes de abril se encontró, por primera vez, residuos de Glifosato en leche materna y su impacto en la salud está tomando proporciones epidémicas, según expresa Silvia Ribeiro, investigadora del grupo ETC.

Las pruebas de residuos en leche materna (en Estados Unidos) fueron una iniciativa del movimiento Moms Across America (Mamás a través de América) y la organización Sustainable Pulse. Preocupados por la utilización masiva del
tóxico y porque no podían lograr que las instituciones de salud se interesaran, lograron que de 10 muestras proporcionadas por madres de distintos puntos del país, se encontraran residuos de glifosato en tres de ellas. Las organizaciones creen que con pruebas más sensibles, los resultados serían aún mayores y sería una prueba irrefutable de que este tóxico es bioacumulable, esto es, se acumula en las personas.
La presencia de Glifosato en leche materna indica que se acumuló por largos períodos de tiempo. La norma legal de residuos permitidos de Glifosato fue aumentada ilegalmente entre 50 y 200 veces para que el cultivo de soja transgénica tratada con glifosato, y muchos alimentos que la contienen, no quedaran fuera de la ley.

GLIFOSATO
En su blog, Ribeiro expresa que “adicionalmente, se conoce que el glifosato como el herbicida más usado con los transgénicos, muchas veces junto al Bt, es tóxico, pero además en el compuesto se usan elementos surfactantes (para que penetre más rápidamente en la planta), que no se someten a evaluaciones de inocuidad, pese a ser más abundantes en la fórmula que el propio herbicida. Es un cóctel químico que se absorbe y no se lava, queda en las plantas que van al consumo, lo cual ha sido relacionado con diversas enfermedades, incluyendo el surgimiento de tumores. En países de siembras extensas de transgénicos, como Argentina, se ha comprobado el aumento exponencial de casos de leucemia, abortos y deformaciones en fetos y bebés en zonas cercanas a campos fumigados. Estas deformaciones se han comprobado también en anfibios con la presencia de glifosato en niveles mucho más bajos, por contaminación del agua, misma que en muchos casos va al consumo. Schubert explica que como el glifosato es cada vez menos efectivo porque con los transgénicos las malezas se vuelven resistentes, por lo que el siguiente herbicida en línea es el 2.4-D, un reconocido carcinógeno”.
Como si esta burla no fuera suficiente para escandalizar al mundo, la nueva generación de transgénicos, rápidamente aprobadas en nuestro país y ya de uso corriente, requiere semillas tolerantes a glufosinato de amonio, dicamba, 2.4-d, todos aún más tóxicos.
“Gracias a Monsanto, Syngenta y otras trasnacionales productoras de transgénicos, nuestros bebés ingieren tóxicos desde el primer día de su vida”, dice la investigadora.

INICIOS
En el primer estudio sobre el herbicida glifosato en la leche materna realizado con mujeres estadounidenses, los grupos Moms Across America y Sustainable Pulse han encontrado niveles “altos” en 3 de las 10 muestras analizadas, como se dijo.
Los sorprendentes resultados indican un aumento de los niveles de glifosato en el organismo de las mujeres con el paso del tiempo, hecho que hasta ahora ha sido rechazado por las autoridades reguladoras mundiales y la industria de la biotecnología. Los herbicidas que contienen glifosato, con marcas comerciales como “Roundup” de Monsanto, son los más vendidos del mundo. En 2013, el índice de ventas del Roundup de Monsanto aumentó un 73%, alcanzando los 371 millones de dólares, debido a su creciente uso en cultivos genéticamente modificados (cultivos transgénicos).
Los niveles de entre 76 ug/l y 166 ug/l encontrados en la leche materna son de 760 a 1.600 veces superiores a lo permitido por la Directiva europea sobre agua potable para cada plaguicida. Sin embargo, están por debajo del nivel de 700 ug/l establecido para el glifosato en los niveles máximos de contaminantes (MCL) de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) estadounidense a partir de la premisa aparentemente falsa de que esta sustancia no es bioacumulable

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *