7 de mayo de 2014 14:28 PM
Imprimir

En Uruguay preparan inversión para reacondicionar planta del Clademar

El grupo que reflotará la planta del Frigorífico Clademar S.A., invertirá US$ 1,5 millones en las primeras obras de acondicionamiento, pagará el ganado al contado y automatizará la faena. No descarta, a futuro, industrializar ovinos.

Con una presencia en el agronegocio uruguayo de ocho años y tras haber invertido US$ 7 millones en la compra de la planta, los flamantes dueños del Frigorífico Clademar S.A. -parado hace cuatro años y hasta ahora en manos de angoleños- invertirán US$ 1,5 millones en las primeras obras de acondicionamiento de la planta de efluentes, una cámara de frío, una de oreo y otros detalles necesarios para optimizar la faena.

Los nuevos dueños tienen socios locales en 15 países de América, además de China y otras dos naciones de la Unión Europea; llevan muchos años exportando carne vacuna, ovina y otros alimentos (incluidos granos y quesos).

“El grupo inversor está trabajando con los mejores técnicos que hay en Uruguay para conseguir las habilitaciones de la Dirección Nacional de Medio Ambiente” y estima que volverá a faenar en unos seis meses, según confirmó a El País Juan Pablo Croce, integrante del nuevo directorio de la empresa.

En paralelo, otro equipo de técnicos realiza un estudio más a fondo para determinar las posteriores inversiones buscando automatizar las faenas, para conseguir un mejor rendimiento de la planta.

Croce dijo a El País que “el pago del ganado se hará al contado” y no se descarta, en años posteriores, “construir una playa de faena para industrializar ovinos”, pues ya se está dentro del negocio de la carne ovina.

“En principio se apuntaría a exportar carnes hacia China, pero los inversores están dispuestos a vender a todos los mercados, en la medida que se vayan consiguiendo las habilitaciones. Ya estamos exportando carne de otros frigoríficos hacia China, donde hay compradores de distinto tamaño. La idea es tener alguna alianza con otro frigorífico chico para poder abastecer ese mercado”, destacó el ejecutivo.

El grupo vende cortes del delantero en China y cortes de alto valor en cadenas de restaurantes y boutiques especializadas en Shanghai. “Apuntamos a todos los cortes”, aclaró Croce.

La meta para el inicio es matar 400 reses por día. Trabajarán más de 200 operarios que serán seleccionados por una empresa especializada. “Se busca un buen rendimiento para que el frigorífico funcione y los trabajadores estén contentos. Hay muchos proyectos, pero primero hay que conseguir las habilitaciones”, reconoció el flamante integrante del directorio. No descartan que ingrese en el negocio otro grupo inversor.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *