8 de mayo de 2014 00:37 AM
Imprimir

Detectan virus de influenza aviar desconocido en pingüinos

Investigadores internacionales identificaron un virus de influenza aviar desconocido hasta ahora en un grupo de pingüinos Adelaida, informó El Semanal Digital en base a un artículo publicado en mBio, donde se establece que el virus resultó ser diferente a cualquier otra influenza aviar circulante.

Investigadores internacionales identificaron un virus de influenza aviar desconocido hasta ahora en un grupo de pingüinos Adelaida, informó El Semanal Digital en base a un artículo publicado en mBio, donde se establece que el virus resultó ser diferente a cualquier otra influenza aviar circulante.

Otros grupos de investigación han tomado muestras de sangre de los pingüinos antes y detectado anticuerpos de la influenza, nadie había detectado antes el virus de la influenza en vivo en los pingüinos y otras aves en la Antártida, según el autor del estudio y profesor asociado Aeron Hurt, científico del Centro de Referencia e Investigación sobre la influenza en Melbourne, Australia.

El profesor Hurt y compañeros de equipo reunieron muestras de las tráqueas y las aberturas posteriores de 301 pingüinos Adelaida y de sangre de 270 de esos animales en la Bahía del Almirantazgo y Rada Covadonga (Península Antártica). Las muestras se tomaron hace más de un año, en enero y febrero de 2013.

Los autores encontraron el virus de la influenza aviar (AIV, del inglés) en el material genético de ocho muestras (2,7%), seis de pingüinos adultos y dos de polluelos. Siete de las muestras eran de Rada Covadonga.

 

UN VIRUS DIFERENTE.

Los investigadores demostraron que el virus infeccioso vivo estaba presente.

En un análisis posterior de las muestras, los científicos encontraron que todos los virus de la influenza aviar H11N2 eran muy similares entre sí.

Al comparar las secuencias del genoma completo de cuatro de los virus recolectados con todas las secuencias de virus de la influenza humana y de origen animal disponibles en bases de datos públicas, vieron que este virus era diferente a todos los detectados en el mundo.

“Cuando elaboramos los árboles filogenéticos para mostrar las relaciones evolutivas de los virus, todos los genes eran muy distintos de los AIV contemporáneos que circulan en otros continentes en el hemisferio norte o sur”, dijo Hurt.

El estudio profundizó en su hallazgo: Cuatro de los segmentos de genes estaban más estrechamente relacionados con el linaje de los virus de las aves de América del Norte entre la década de 1960 y 1980. Dos genes mostraron una relación distante con un gran número de virus de la influenza aviar sudamericana de Chile, Argentina y Brasil.

Los científicos estiman que el virus ha ido evolucionando durante los últimos entre 49 y 80 años sin que nadie lo sepa y sin saber si esta evolución se ha producido exclusivamente en la Antártida.

 

EXCLUSIVO DE AVES.

Por otra parte se encontró que el 16% de los pingüinos (43) de 270 tenían anticuerpos de la influenza A en la sangre y que es probable que el virus recientemente identificado sea exclusivo de las aves, ya que no infecta fácilmente a un grupo de hurones utilizado para probar si el virus podría infectar a los mamíferos.

El virus no causa enfermedad en los pingüinos, pero el estudio muestra que “los virus de la influenza aviar pueden llegar a la Antártida y mantenerse en las poblaciones de pingüinos”, dijo Hurt.

Eso “plantea muchas preguntas sin respuesta, incluyendo con qué frecuencia se están introduciendo los AIV en la Antártida, si es posible que AIV altamente patógenos se trasladen allí, que los animales o los ecosistemas lo mantengan y si los virus se están crioconservando durante los inviernos”, señala.

 

EL PINGÜINO ADELAIDA.

El pingüino Adelaida y pingüino Emperador son las únicas especies de pingüinos que viven en el continente antártico. Se llaman así, Adelaida, luego de que el explorador francés Dumont D’Urville lo bautizó con ese nombre, en 1930, en honor a su esposa, Adélie.

En la Isla Ross está la colonia más grande de estos animales.

Mide de 60 a 70 cm de alto, pesa unos 4 kg. y se caracteriza por el anillo circular blanco que rodea el ojo y las plumas en la base del pico.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *