8 de mayo de 2014 11:20 AM
Imprimir

Capitanich se comprometió a trabajar con De Ángeli en conflicto lechero

Durante la presentación realizada en el Senado, el Jefe de Gabinete y el Jefe de la bancada oficialista, Miguel Pichetto, reconocieron las enormes brechas de precios entre lo que percibe el productor y lo que paga el consumidor. Capitanich invitó al entrerriano a pensar soluciones para la lechería.
En una extensa reunión que culminó pasadas las diez de la noche de este miércoles, el Jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich se refirió varias veces al sector agropecuario durante su paso bimestral por el Senado de la Nación que, hasta ahora, tiene asistencia perfecta.
 
Capitanich tuvo varios cruces el más elevado de tono con el senador pampeano Juan Carlos Marino (UCR) quien reclamó por los derechos de exportación y observó que las políticas implementadas como las retenciones y los cupos de exportación no tuvieron el efecto buscado en mantener los precios internos, ya que tanto en el pan como en la carne “los precios están por las nubes”, dijo.
 
La leche es otro de los temas que no terminan de salir del conflicto aunque las retenciones lácteas fueron eliminadas para casi todos los productos en 2009 mediante un decreto presidencial. Pero los tamberos ligados a la dirigencia ruralista mantienen el reclamo sobre los precios bajos que perciben por litro frente a los exorbitantes valores que se ven en las góndolas.
 
El senador por Entre Ríos, Alfredo De Ángeli, planteó el problema a Capitanich y le pidió “resolver” conjuntamente el problema. “El kilo de queso sale de la industria a 40 o 50 pesos, y ese mismo queso que sale de la quesería al otro día se vende en el supermercado a más de 100 pesos el kilo”, explicó De Ángeli. 
 
Y añadió que para el caso de la leche fluida el precio “pasa de 2,50 o 2,70” pesos que recibe el tambero a “9 pesos” que paga el consumidor. “Acá hay dos perjudicados, ministro: el productor y el consumidor. Ustedes hablan de los precios cuidados, porque es una política de ustedes; entonces, por qué no resolvemos ese problema y sentamos toda la cadena. No lo digo a modo de crítica sino de resolver los problemas”, dijo De Ángeli quien apeló a la “”buena voluntad” del JGM. 
 
Capitanich dio datos acerca de cómo se elevó la producción de leche desde 2003 con 8.000 millones de litros a los actuales 11.000 millones. Pero admitió que “tuvimos una expansión, pero realmente necesitamos incrementarla aún más”. Y calculó que por la suba del precio internacional estimaba exportaciones de lácteos este año en 1.550 millones de dólares.
 
Para mejorar la situación y elevar aún más la producción el JGM señaló que se deben fijar metas además de la rentabilidad relativa entre el tambo con otras producciones como la soja. Pero “lo importante es que es necesario seguir incentivando para el incremento de la capacidad productiva de leche para abastecer la cadena industrial e incrementar aún más las exportaciones”. 
 
Antes De Ángeli había señalado como principal eje de conflicto la posición dominante de las grandes cadenas comerciales minoristas. “Hay un sector, que es el supermercadista, que ha hecho hasta un negocio financiero, porque el supermercado compra a la industria la leche a 5 o 6 pesos, se la paga a 30 días, y al otro día la vende al contado ganándole el 30 o el 40 por ciento”, puntualizó el entrerriano. “Ustedes hablan de los precios cuidados pero no los están cuidando en serio”, dijo. Pero aclaró que “no es cuestión de oposición sino porque realmente hay necesidades”. 
 
Capitanich señaló que “estamos trabajando claramente en esa cadena” y “cuando la presidenta lo decida, (pretendemos) trabajar sobre un marco de carácter legislativo; por lo tanto, vamos a requerir mucho para trabajar las relaciones de producción y consumo. Por lo tanto, me comprometo a trabajar en el tema de los lácteos y lo llamaré para hacerlo. De acá al viernes, será medio difícil, pero el lunes o el martes nos hablamos para trabajar en ese tema”. 
 
En otro tramo del debate, Miguel Pichetto reconoció a De Ángeli, una situación injusta con la producción de peras en su provincia, Río Negro. “En cuanto al tema de los precios, también se vive en el caso de la cadena de la pera y la manzana. ¿Sabe cuánto se le paga a un productor? Un peso con cuarenta. ¿Sabe cuánto se vende en la góndola? Cuarenta pesos”, compartió el presidente del bloque del FPV. 
 
La respuesta de De Ángeli no se hizo esperar: “La verdad es que me pone contento que un senador del oficialismo sepa estas cosas porque, a lo mejor, se pueden resolver más fácil. Así como le pasa en Río Negro, también pasa a lo largo y ancho del país. De manera que estamos a disposición para trabajar juntos”.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *