9 de mayo de 2014 13:36 PM
Imprimir

El abonado de la tierra con estiércol contaminado es otra fuente de transmisión de fiebre Q

Según un análisis de los brotes de la enfermedad que tuvieron lugar en el periodo 2006-2010

Hasta ahora se pensaba que la contaminación procedía directamente de granjas de cabras infectadas, ya que la mayoría de personas que enfermaron vivían cerca de estas granjas.  Este trabajo ha puesto de manifiesto que los nuevos brotes de la enfermedad a menudo están vinculados a la aplicación de estiércol contaminado.

 

Según publica la Universidad de Wageningen, varias investigaciones han mostrado que hay una relación espacial entre las explotaciones caprinas contaminadas y la incidencia de la enfermedad en las personas.

Como era de esperar, en los brotes del periodo 2006-2010 enfermaron más personas en las proximidades de las granjas infectadas que aquellas personas que vivían lejos de estas explotaciones.  Pero además, los investigadores observaron que la proximidad a las explotaciones caprinas solo podía explicar el 50 % de los casos de fiebre Q, por lo que pensaron que había otro factor que entraba en juego.

 

Por este motivo, se ha realizado otra investigación, publicada en la revista científica PLOS One, cuyos resultados han mostrado que el estiércol de las cabras puede permanecer contaminado con Coxiella burnetti hasta tres meses después del parto, y se investigó si existía una relación, en el tiempo y el espacio, entre el parto, el abono de la tierra con estiércol y la incidencia de la enfermedad en las personas.

El estudio concluyó que el pico de partos al final del invierno fue seguido por un pico en aplicación de estiércol en la tierra al comienzo de la primavera. En mayo, un mes después del abonado de la tierra, la incidencia de la enfermedad entre las personas alcanzó su punto máximo.

El tiempo transcurrido entre la aplicación del estiércol y el pico en el número de personas enfermas corresponde con el periodo de incubación de la fiebre Q (tiempo que pasa entre el contagio y la aparición de los primeros síntomas).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *