9 de mayo de 2014 13:41 PM
Imprimir

Australia: las abejas podrían ser útiles para impulsar la seguridad alimentaria

Investigadores de la Universidad Flinders sostienen que las abejas son un indicador importante del cambio climático global y que hacer un mejor uso de ellas es la clave para la seguridad alimentaria futura.

La estudiante de doctorado, Adelaide Scott Groom, utilizó modelos matemáticos para determinar cambios en las poblaciones de abejas en toda la región del Pacífico Sur durante los últimos 20.000 años.

Ella explica como la gran disminución en las poblaciones de abejas coincide con el último período glacial, momento en que bajó el nivel del mar y el clima se volvió mucho más fresco y seco.

Los polinizadores son clave en casi todos los ecosistemas terrestres habiendo una muy estrecha relación en cómo pueden influir positivamente en los ecosistemas. De los cambios en las poblaciones de abejas, se pueden inferir los cambios en las plantas con flores de esas regiones, lo que es realmente importante desde la perspectiva de la biodiversidad. Las abejas siempre fueron importantes para las poblaciones humanas porque polinizan los cultivos que son claves para la seguridad alimentaria.

Groom explica que las temperaturas se elevaron después de la edad de hielo y muchas especies de abejas menos propensas a adaptarse se trasladaron a zonas de montañosas por ser áreas más frías, pero un tipo de abeja más resistente fue capaz de adaptarse a las condiciones más cálidas. Las abejas son la primera de las especies que se ha visto afectada por los cambios del clima.

Si bien la investigación apunta a demostrar los efectos del cambio climático en las poblaciones de abejas, Groom enfatiza que actualmente hay un sinnúmero de diferentes factores que influyen en el descenso de las poblaciones y que, además, están ocurriendo en una escala de tiempo mucho menor.

En este contexto, las especies de abejas que se encuentran en las zonas más bajas, y que han demostrado esta plasticidad para cambiar, son las que realmente se pueden usar en la agricultura porque son polinizadores generalistas que se encuentran a través de los archipiélagos del Pacífico Sur.

Con la comprensión de la biología de estas especies, se busca asegurar una mayor presencia alrededor de los cultivos agrícolas para utilizarlas contra los descensos de las poblaciones de abejas melíferas, que son los polinizadores por excelencia de los huertos.

“Alcanzar un mayor entendimiento y hacer un mejor uso de las abejas será clave para la seguridad alimentaria de una población creciente”, enfatiza Groom, cuyo estudio fue publicado la revista científica Proceedings of the Royal Society B.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *