9 de mayo de 2014 16:42 PM
Imprimir

La digestion de la fibra en los conejos

La fibra es naturalmente la principal fuente energética del conejo. Esto porque en su hábitat natural, el conejo se alimenta exclusivamente de forraje, obteniendo toda la energía de este nutriente. La alimentación en base a alimento balanceado ha cambiado esto haciendo que las fuentes energéticas provengan de granos y aceites, mientras que la fibra es […]
La fibra es naturalmente la principal fuente energética del conejo. Esto porque en su hábitat natural, el conejo se alimenta exclusivamente de forraje, obteniendo toda la energía de este nutriente. La alimentación en base a alimento balanceado ha cambiado esto haciendo que las fuentes energéticas provengan de granos y aceites, mientras que la fibra es considerada únicamente por sus beneficios hacia la salud intestinal. 
 
 
El conejo se clasifica por su funcionamiento digestivo como un monogástrico herbívoro. A diferencia de los poligástricos, que poseen varios estómagos, los monogástricos cuentan con un solo estómago. Por otro lado, a diferencia de los monogástricos, los herbívoros pueden aprovechar la fibra de los forrajes; no obstante, no pueden aprovechar tan bien las fuentes energéticas inmediatas como son los almidones o los azúcares simples.
 
Las especies capaces de utilizar la fibra de los forrajes como fuente energética, no pueden hacerlo por sí mismas ya que ningún organismo animal produce las enzimas necesarias para la degradación de la fibra. Por ello alojan una flora microbiana dentro de un órgano de volumen, que en el caso de los monogástricos herbívoros es el Ciego. Los poligástricos, que son fermentadores pregástricos (el rumen, está antes del estómago), tras la fermentación pueden evacuar gases por medio del eructo; sin embargo, esto no pueden hacer los fermentadores postgástricos como los monogástricos herbívoros, ni como eructo ni como flatulencias, por lo tanto estos no tienen un mecanismo efectivo para evacuar gases y es la razón por la que el timpanismo es tan peligroso en cuyes y conejos, o los cólicos en el caso de caballos.
 

 

 
 
Es bien sabido que el conejo a diferencia de otros herbívoros es un mal digestor de la fibra. Es decir, no la sabe aprovechar con eficiencia. Esto por dos razones: Separa la fibra corta de la larga y digiere el alimento por poco tiempo. Sobre esto último, mientras más pequeños los animales, necesitan consumir mayor cantidad de alimento para satisfacer sus requerimientos energéticos. Para lograr esto, el conejo necesita que el alimento pase con rapidez por su tracto gastrointestinal y por el tiempo de digestión es menor. En la siguiente tabla se observa claramente que comparando con otros monogástricos herbívoros, el conejo digiere menos la fibra de la alfalfa granulada que el caballo o el cuy.
 
 
Para remediar o compensar esta ineficiencia, el conejo realiza una estrategia digestiva llamada cecotrofia, la cual consiste en reaprovechar el alimento mediante la ingestión de su contenido cecal. Esto no es coprofagia, ya que las heces verdaderas o heces duras no son consumidas por el conejo, lo que el conejo consume es el producto de la fermentación de la fibra corta, la larga la expulsa y son las heces duras, pero la fibra corta que es retenida y fermentada por hasta 15 horas en el ciego luego es expulsada como heces blandas y contiene hasta 30% de proteína.
 

 

Heces blandas (cecótrofo) a la izquierda y heces duras o verdaderas a la derecha
Fuente: mekarn.org

 

Las heces blandas (cecótrofos) del conejos contienen 35.5% de proteína comparado con las heces duras que tienen 13.6% de proteína.

Los cecótrofos están rodeados por una membrana mucosa que favorece la condición anaeróbica (no aire) lo que permitirá que las bacterias que se encuentran fermentando el cecótrofo continúen haciendo esto aun después que el conejo lo ha ingerido, y es que el cecótrofo se retiene en la región fúndica del estómago por un espacio de 8 horas. La membrana mucosa del cecótrofo ante las condiciones de pH ácido protege a las bacterias del cecótrofo. Posteriormente el cecótrofo es degradado en su totalidad en el intestino delgado.

Para finalizar, ¿Para qué sirve la fibra?
 
 
Por un lado la fibra es la fuente energética de los microorganismos que se alojan en el ciego del conejo. La fibra es un carbohidrato, pero un carbohidrato indigestible que solamente puede ser aprovechado por las bacterias. Las bacterias utilizan la fibra para sintetizar ácidos grasos volátiles, vitaminas y aminoácidos (constituyentes de las proteínas). El conejo al hacer cecotrofia aprovecha estos nutrientes. Los ácidos grasos volátiles son fuente energética, el ciego es capaz de absorberlo pero en limitadas cantidades. Por el lado de las vitaminas, casi todas las del complejo B son sintetizadas por las bacterias, mientras que por el lado de los aminoácidos, esta síntesis es la razón por la que se dice que de alimentos nutricionalmente pobres por su gran cantidad de fibra, el conejo transforma de manera excepcional la proteína vegetal en proteína animal.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *