11 de mayo de 2014 00:29 AM
Imprimir

Buenas nuevas para el agro cordobés

ESPAÑA : La agricultura y la ganadería cosechan buenas cifras en sus respectivas campañas y se convierten en uno de los motores más importantes de la economía provincial.
CÓRDOBA ha cerrado la campaña de la aceituna con más de 354.000 toneladas de aceite. Las exportaciones de grasas, aceite animal o vegetal se cerraron el año pasado con unos beneficios de 384,6 millones, según los datos ofrecidos por la Junta. Los aceites cordobeses, sobre todo los de la Denominación de Origen de Priego de Córdoba, copan los concursos internacionales. Es más, el aceite Venta del Barón -que pertenece a éste último marco- es el mejor del mundo, según World’s Best Olive Oil 2012-2013, el ranking de los aceites de oliva virgen extra más premiados.

No obstante, si el aceite es el principal cultivo en la provincia, no hay que dejar de lado otros sectores agrícolas como el ganado en la comarca de Los Pedroches y el Valle del Guadiato, los vinos de Montilla-Moriles, el ajo en Montalbán, los quesos de Zuheros o la naranja de Palma del Río. Por ejemplo, según datos de la Consejería de Agricultura, Córdoba es la tercera provincia andaluza productora de cítricos, con 291.945 toneladas, y genera al final de la campaña unos 26,4 millones de euros. A todos estos sectores se suma la agricultura ecológica, de la que la provincia de Córdoba es también la primera de Andalucía en producción año tras año. Además, el consumo de productos ecológicos ha aumentado un 25% en la última década y en Córdoba hay ya más de 114.000 hectáreas de superficie dedicadas a este tipo de cultivos, que poco a poco han ido ganando su hueco correspondiente en el mercado.

El agro cordobés, por tanto, vive en los últimos meses uno de sus mejores momentos y debe aprovecharlos. Y más aún con el reciente anuncio del regreso de la multinacional oleícola Deoleo a Córdoba. Una vuelta que ha sido aplaudida desde la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de la capital y los sindicatos agrarios por la repercusión que generará la ubicación de su sede social en el mismo lugar en el que se encuentra su principal planta envasadora y su laboratorio central, en concreto, en la barriada periférica de Alcolea. En cifras, Deoleo cerró el año pasado con casi 800 millones de euros de facturación y cuenta con una plantilla de 800 personas.

A todo ello se suma el buen hacer de empresas tan importantes para la economía de la provincia como Covap, en Los Pedroches, una cooperativa ganadera de primer grado, con domicilio en Pozoblanco y motor, sin duda, de la comarca pedrocheña. Cuenta con las explotaciones de sus más de 4.500 socios activos, que se extienden por las comunidades autónomas de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha. Covap es, además, Interproveedor de Mercadona desde 2005, suministra a sus ganaderos los piensos y otros productos y recoge sus producciones lácteas y cárnicas para su transformación y comercialización. La cooperativa alcanzó durante el año pasado unas ventas de 373 millones de euros, con un incremento sobre 2012 del 4%, y cuenta con una plantilla de 600 trabajadores. Son cifras que también ponen de manifiesto la riqueza que genera el sector ganadero en la provincia.

Quienes también juegan una importante labor en el agro cordobés son las denominaciones de origen. Córdoba puede presumir de ser una de las pocas provincias de España en contar con hasta siete marcos diferentes, de los que uno incluso sale de sus límites territoriales (es el caso de Estepa-Antequera). Para mejorar la comercialización de sus productos, las siete denominaciones mantuvieron un encuentro el pasado viernes en la Diputación, en el que reivindicaron su singularidad para mejorar la comercialización. Y es que estos marcos desempeñan un papel fundamental dentro de la estrategia de marketing de las empresas y, además, ayudan al sector a diferenciar sus productos. Es más, convierten sus sellos en un importante verificador de seguridad alimentaria para el productor. Es decir, que un cliente se decanta antes por cualquier producto amparado bajo cualquier denominación de origen en la mayoría de los casos, que por uno que no esté.

Por todo ello, el campo cordobés es de vital importancia para la provincia, al igual que el turismo. Ambos sectores son la base de la economía provincial y, por ello, el primero ha de introducir mejoras, innovar y procurar que sus actores estén formados a la hora de desarrollar su trabajo. Esta formación les hará, sin duda, alguna mejorar los canales de comercialización de los productos, así como generar el magnífico valor añadido que ahora se pierde.

Lo de ganar en valor añadido es un mantra que se repite en los últimos años, por no decir décadas. No es lo mismo, por ejemplo, vender aceite en botellas y bajo marca propia que sacarlo en camiones para que se acabe vendiendo por toda la Unión Europea bajo sello italiano. Las administraciones públicas, además, abogan para ello la unión del sector para hacer frente común. Su mensaje es bastante sencillo y coherente: vamos mejor juntos de la mano, que por libre es más difícil

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *