13 de mayo de 2014 17:00 PM
Imprimir

Alimentos pobres por CO2

Según un estudio de la Universidad de Harvard en tres continentes, los niveles de zinc y hierro en ciertos cultivos se reduce conforme los niveles de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera no disminuyen.

Más de 2.400 millones de personas reciben estos nutrientes claves a través del consumo de arroz, trigo, maíz, soja, porotos forrajeros y sorgo.

Más de 2.400 millones de personas reciben estos nutrientes claves a través del consumo de arroz, trigo, maíz, soja, porotos forrajeros y sorgo.

El estudio “El incremento del CO2 amenaza la nutrición humana” fue publicado en la edición de la revista científica Nature del miércoles 7 de mayo, y abarca datos obtenidos en 143 cultivos experimentales con niveles de dióxido de carbono 100 por ciento superiores al promedio preindustrial.

Más de 2.400 millones de personas reciben estos nutrientes claves a través del consumo de arroz, trigo, maíz, soja, porotos forrajeros y sorgo.

“Dos mil millones de personas ya sufren de bajos niveles de zinc y hierro. Es una carga enorme para la salud mundial”, expresó Samuel Myers a IPS, de la Facultad de Salud Pública de la estadounidense Universidad de Harvard, y uno de los autores del estudio.

Las deficiencias de zinc y hierro repercuten en la salud humana aumentando la vulnerabilidad ante enfermedades infecciosas, anemia, niveles más altos de mortalidad materna y merma del coeficiente intelectual.

Alimentos huecos
Para Samuel Myers, el contenido nutricional de muchos cultivos alimenticios disminuyó en los últimos 100 años. Entre otras razones se puede analizar la tendencia entre los agricultores a favorecer el crecimiento rápido y el rendimiento sin optimizar la nutrición.

Si bien niveles altos de CO2 propician crecimiento rápido en las plantas, esto se traduce en más cantidad de almidón y azúcar, pero menos proteínas y nutrientes, según señala David Wolfe, profesor de ecología de las plantas y el suelo en la Universidad de Cornell.

Esta situación provoca los llamados “alimentos huecos”, comidas que por su alto contenido de almidón y azúcar provocan saciedad pero no son capaces de satisfacer las necesidades nutricionales de un individuo.

A futuro
Actualmente los niveles de dióxido de carbono son 42 por ciento más altos que hace 150 años y se estima que al ritmo actual, las emisiones industriales de CO2 en la atmósfera se duplicarán para el año 2060.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *