13 de mayo de 2014 17:31 PM
Imprimir

Por la caída en las ventas, llegaron los “despidos hormiga” a algunas bodegas mendocinas

Al menos cuatro de las tradicionales empresas vitivinícolas de San Rafael decidieron cesantear a 60 trabajadores por la caída en las ventas del sector y el encarecimiento de los costos que genera la inflación. La medida de ahuste llega luego de que cerraran las paritarias con un 29% de aumento anual.

Al menos cuatro bodegas tradicionales del departamento mendocino de San Rafael despidieron a unos 60 trabajadores por la baja en las ventas del sector, caída en la rentabilidad y encarecimiento de costos de producción por la inflación, lo que encendió una alarma para toda la actividad vitivinicola.

Los despidos llegaron después de que el sector cerrara un acuerdo salarial con suba del 29% anual y en medio de lo que, aseguran las empresas, es un escenario difícil por la caída de las ventas y la rentabilidad en un contexto inflacionario.

Desde el sector vitivinícola señalaron que al menos tres de cada diez bodegas considera echar empleados si es que antes no desembarca algún tipo de ayuda estatal, provincial o nacional, publicó el diario mendocino Los Andes.

Las bodegas tramitan ante el ministerio de Trabajo de la Nación una ayuda estatal a través de subsidios parciales a los salarios por medio del Programa de Recuperación Productiva (RePro), que dispone de al menos unos $800 por empleado.

El RePro canalizó $800 por trabajador de fruticultura de carozo en 2013, y acorde a los números de la vitivinicultura, requerirá destinar desde $1.500 por asalariado para sostener a la porción más complicada.

Desde el Sindicato de Obreros y empleados Vitivinícolas (Soeva) de San Rafael confirmaron que las empresas Bodega Rama Caída y Sidrera Martínez, Bianchi, Totals (ex Covisan) y Viñas de Altura (ex Lávaque) despidieron en total a unos 60 trabajadores.

Sergio Dimari, director de la específica Vitivinícola de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de San Rafael, dijo que se reunirá con todos los socios para analizar la situación y reconoció que “hay problemas y existen desde hace rato”.

Los empresarios del sector argumentan que con ventas flojas e inflación en insumos, la suba de sueldos alteró la balanza y generó desequilibrios que ahora resultan en despidos que si bien aún no son masivos, preocupan.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *