14 de mayo de 2014 12:04 PM
Imprimir

Preparan otro embarque de ganado lechero hacia China

Los primeros días de junio saldrá un nuevo embarque de terneras y vaquillonas Holando, criadas y nacidas en Uruguay, con destino a China. Son más de 4.300 cabezas de entre 10 y 15 meses. El mercado está más fluido y el futuro es muy bueno.

A partir del segundo semestre del año pasado, cuando se terminaron los stock de ganado lechero que había en Australia, los precios del ganado Holando comenzaron a subir y Uruguay volvió a ser competitivo en el mercado chino. Hasta entonces, los australianos estuvieron vendiendo a valores menores y, temporalmente, el ganado uruguayo quedó fuera de mercado.

Con una mayor fluidez en el mercado, aprovechando la calidad genética y principalmente la sanidad uruguaya, la empresa Di Santi Romualdo enviará, los primeros días de junio, el primer barco correspondiente a 2014 con más de 4.300 terneras y vaquillonas Holando para China. Ese ganado, tiene por destino la producción y el fortalecimiento de megatambos, en una China que cada vez demanda más proteínas, de la mano de un consumidor con mayor poder adquisitivo que busca mejorar su dieta.

“El ganado Holando uruguayo tuvo un buen comportamiento en China, está con buenos niveles productivos, se adaptó muy bien y la demanda está siendo muy grande”, aseguró a El País el exportador Federico Di Santi.

Uruguay es hasta hoy el único país de Sudamérica que está exportando ganado lechero en pie hacia China, amparado en la seriedad de sus certificaciones y una condición sanitaria óptima, que entre otras cosas, lo coloca como uno de los países libres de encefalopatía espongiforme bovina o mal de la “vaca loca”, según lo marca la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Por otro lado, el tradicional proveedor de China, que es Australia, “no puede cumplir con la demanda, por eso los chinos están mirando mucho a Uruguay y también a Nueva Zelanda”, admitió Di Santi.

El largo viaje dificulta el envío de ganado preñado, por lo que hasta ahora, todas las operativas se focalizaron en terneras y vaquillonas de entre 10 y 15 meses de edad, que en este próximo embarque saldrán con un promedio de 260 kilos. Los animales ya fueron seleccionados por los compradores chinos y pasaron todos los controles sanitarios que se hacen durante la estricta cuarentena.

En paralelo, la empresa Di Santi Romualdo está preparando un nuevo envío, por similar cantidad de animales e igual categoría para fines de julio o primeros días de agosto (dependiendo de la disponibilidad de barcos). En este caso “se trata de un nuevo comprador” que busca conocer la calidad del ganado uruguayo.

El tercer barco de esta misma empresa está pactado para cargarse sobre fin de año, pero la demanda sigue firme. A partir de algunos insucesos que padeció con lácteos importados, el gobierno chino fomenta más la producción de leche, buscando evitar nuevos insucesos. Los tambos en marcha precisan renovar genética, al igual que las nuevas empresas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *