15 de mayo de 2014 13:37 PM
Imprimir

Tres institutos estudiarán el bienestar en el sacrificio de pollos focalizándose en el aturdido eléctrico

CompartiremailFacebookTwitterMientras seguía aumentando la tendencia observada en Europa con la implantación del sistema de aturdido por gas en los mataderos de pollos -CAS-, el sector del procesado ha estado viendo en los últimos años con inquietud cómo el Reglamento 1099/2009 introducía nuevas normas para mejorar el bienestar de los animales en el sacrificio, reglamento que […]

Mientras seguía aumentando la tendencia observada en Europa con la implantación del sistema de aturdido por gas en los mataderos de pollos -CAS-, el sector del procesado ha estado viendo en los últimos años con inquietud cómo el Reglamento 1099/2009 introducía nuevas normas para mejorar el bienestar de los animales en el sacrificio, reglamento que encontró la oposición de muchos países, entre ellos España, y que finalmente entró en vigor el 1 de enero de 2013. La normativa obligaba a realizar cambios en el sistema de aturdido, algo con lo que la interprofesional nunca estuvo de acuerdo por las inversiones que requería para los mataderos. Ya entonces Propollo anunció que llevaría a cabo un estudio que demostraría que las nuevas normas de bienestar no tenían razón de ser.

Ahora, tres institutos se han unido para llevar a cabo estudios en este campo, en virtud del convenio de colaboración entre el Instituto Nacional de Investigación Agraria y Alimentaria (INIA), el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Cataluña (IRTA) y la interprofesional Propollo. Gracias al acuerdo se realizarán una serie de actividades relativas al estudio del aturdimiento, concretamente una serie de pruebas en mataderos -por ejemplo estudios electroencefalográficos para ver la actividad cerebral- y así tratar de medir los efectos de las descargas eléctricas en las aves y determinar el grado de insconsciencia, los efectos sobre la canal, la calidad del desangrado, etc.

Se ha aprobado un presupuesto de 93.000 euros para estos estudios.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *