15 de mayo de 2014 12:16 PM
Imprimir

“La soja argentina vale menos por la menor proteína”

El agro liquidó divisas por casi u$s 1.000 millones, récord semanal desde 2006, pero el run run de la bajada de calidad del producto sigue en el aire. En Base de Datos, Rodolfo Rossi, titular de Acsoja, profundiza en la cuestión.

-¿Este ritmo de venta de soja se puede mantener?

-En realidad es una cosecha importante, casi u$d30.000 M mas lo que quedó del año anterior. En este momento muchos productores están vendiendo y pagando insumos, parte de lo que invirtieron, por eso hay concentración, pero el productor va a ir manejando en función de como necesite el dinero. De siempre en el campo el productor lo que quiere es tener cuentas saldadas y esta venta prematura puede que sea por esa razón en plena cosecha.

– Es una cosecha amplia pero de baja calidad.

-La soja se vende por varias cosas: la calidad física e intrínseca y su producto principal, que es la harina y el aceite. Aceites tenemos de excelente calidad, somos los principales exportadores del mundo. En harina tenemos problemas porque no se cumplen los estándares para comercializar como calidad superior, hi-pro, porque nuestra materia prima tiene un déficit de calidad que se ha ido acrecentando. En contenido proteico, que debe llegar al 38% y estamos abajo. Eso nos encarece por las tecnologías de proceso que permitan acercar la calidad a lo deseado, y obtenemos un precio inferior a lo que se comercializa en otros lugares del mundo. Esto se debe a varias cuestiones: primero la cuestión ambiental y climatológica que reina en la Argentina en relación a otros como Brasil o Paraguay que son mas predisponentes a tener alto nivel proteico. A medida que la soja se acerca a zonas frías ese porcentaje desciende. Otro tema es la fertilidad del suelo, parte de la soja es monocultivo, se ha dejado de fertilizar por razones económicas y también el uso de inoculantes, que también es necesario, porque donde otros cultivos son menos susceptibles, como el maíz o el trigo, la soja tiene repercusión muy fuerte en la calidad pero el productor va a lo mas seguro, a lo que menos se invierte por Ha.

-¿Es un problema de rotación o de la semilla?

-Con respecto a la semilla, existen materiales con buen nivel proteico y otros con mejor nivel de aceite, es algo que esta corelacionado. Lo ideal es un balance, hay variedades con mas balance, otras variedades mas proteicas y materiales mas hacia el aceite. El productor hoy no tiene una razón para elegir una variedad u otra que no sea el rendimiento o la resistencia. Entonces el productor va al rendimiento y esto es el potencial de rendimiento de la variedad, la mejor fecha de siembra, la tolerancia a enfermedades, y entonces si bien hay variedades muy extendidas con buen nivel proteico en la mezcla hay algunas que no lo son.

-¿Está en la agenda del ministerio de agricultura?

-Es un tema de varios años, en la ecuación general hay gente que piensa que hay practicas que pueden funcionar y otros que dicen que lo que se hace no sirve. Con la soja centralizada estaríamos en otro nivel proteico. Ademas la climatología del ultimo año no fue buena, pero lo mas importante es recuperar la rotación y no dejar y mejorar la fertilización en volumen, porque estamos perdiendo fósforo en al pampa húmeda. También la industria está viendo como alentar la siembra, ya hay empresas que pagan un diferencial. Y después es un balance con el aceite que aunque hoy no este pasando por su mejor momento, antes tapaba bien los problemas con la proteína

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *