17 de mayo de 2014 11:06 AM
Imprimir

Uruguay busca elevar sus ventas de carne en China

Las carnes uruguayas podrán ganar más terreno en China tras las restricciones de Australia de volcar menor volumen, luego de un aumento de los controles sobre el producto. La feria SIAL mostró un masivo interés por cortes naturales de Uruguay.

El rumor de que la industria australiana podría volcar menor volumen de carne bovina, al aplicar una auto restricción que busca evitar problemas ante la posible detección de residuos de anabólicos en los cortes, generó nerviosismo en los importadores chinos en el marco de la feria Sial China.

Si bien, en el marco de la feria, algunos exportadores australianos aseguraron que la carne procedente de animales terminados en corrales de engorde es apenas el 30% del volumen que se vuelca en China -según consignó Rafael Tardáguila, director de la publicación Faxcarne-, los importadores asiáticos se volcaron masivamente al stand de Uruguay, buscando un proveedor seguro.

El nerviosismo creció a raíz de controles más severos aplicados por el gobierno chino, los que detectaron este mes carne australiana con residuos de hormonas. Australia es el principal abastecedor de carne bovina a través de los puertos y Uruguay es el segundo.

Los importadores de China saben que la producción de carnes en Uruguay se hace sobre pasturas naturales, respetando el bienestar animal y lo que hoy más pesa en los consumidores, es que el uso de anabólicos y promotores de crecimiento hormonales, están prohibidos por ley desde hace más de 50 años.

Eso motivó una masiva concurrencia de los importadores chinos al Stand del Instituto Nacional de Carnes (INAC) en la feria SIAL. Las compras de China habían crecido 8,85% hasta el pasado 10 de mayo, comparándolas con igual fecha del año anterior, según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC). Se enviaron 32.079 toneladas peso canal contra 29.469 toneladas peso canal a la fecha de la comparación en 2013.

Lentamente, las carnes uruguayas van ganando más terreno en ese mercado. Antes mayoritariamente se colocaban menudencias, luego comenzó una fuerte demanda de carne ovina y vacuna; ahora en el paquete de negocios, ya se incluyen cortes de alto valor para selectas cadenas hoteleras. Pero, la enorme ventaja para la industria uruguaya, es que aún y principalmente en carne ovina, todavía no se explotan los nichos étnicos, aquellos conformados por la población china de religión musulmana, donde el cordero es un alimento clave.

 

Firmeza.

Para los frigoríficos, el balance de SIAL China es muy positivo.

El director de Frigorífico Pando, Eduardo Urgal, dijo a El País desde China que la demanda de carne “está firme”, pero aclaró que las empresas “aún no vieron consecuencias favorables para Uruguay en los precios, tras la decisión de Australia. Habrá que seguir esperando en qué nivel de precios se cierran los negocios en las próximas semanas”.

En el marco de la feria, los negocios que se cerraron son referente a productos y a valores similares a los que Uruguay había vendido semanas atrás.

“Lo que rescato de esta visita es que, una vez más, no deja de asombrarnos la capacidad de compra de China, no sólo en volumen sino además en el amplio abanico de la canasta de productos que demanda”.

Urgal consideró imperioso para Uruguay que China siga limitando “el acceso de productos alimenticios de orígenes no habilitados a través de los famosos canales grises. Esas políticas posicionan muy bien al Uruguay y a nuestros productos, no sólo comercialmente, sino también en el sentido del estatus de confianza que procuramos generar con nuestro producto en los mercados”.

Por su parte, Gastón Scayola, vicepresidente de Frigorífico San Jacinto, dijo a El País que la medida adoptada por Australia puede hacer que el ingreso de carne uruguaya sea más sostenido, aunque descartó que eleve los precios.

“Siempre está el ingreso de carne por el canal `gris` (contrabando) y además la importación de Australia es tan relevante que es difícil que puedan ser demasiado rigurosos”, sostuvo.

“Uruguay logra diferenciarse de sus competidores principales por su estilo de producción natural, a cielo abierto, con prohibición del uso de antibióticos y promotores de crecimiento”, destacó el industrial.

 

Fuerte presencia y destacado stand

Uruguay se jugó por entero a esta feria, con un stand de 126 metros cuadrados y una delegación compuesta por más de 15 empresas del sector cárnico. El pabellón ha sido uno de los más importantes en los últimos 10 años.

El vicepresidente del INAC, Fernando Pérez Abella, que encabezó la delegación uruguaya en China, sostuvo que el mercado de ese país “parece no tener techo en virtud del aumento del ingreso per capita de la población”. Esa población con mayores ingresos, aumenta el consumo de proteínas en su dieta y la demanda crece. En paralelo con SIAL, se realiza la promoción de carnes y vinos en el restaurante ON56 del Hotel Grand Hyatt Shanghai, con un gran éxito, buscando hacer conocer más los productos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *