17 de mayo de 2014 11:44 AM
Imprimir

Otro “gigante” pisa fuerte en el país: India viene a la Argentina por tierras para poder hacerse de alimentos

Funcionarios y empresarios privados ven con muy buenos ojos esta zona por su potencial. Anticiparon su interés en tejer alianzas con firmas locales para producir y abastecer la demanda creciente de materias primas en su país y del sudeste asiático. ¿En dónde ven una gran oportunidad?

Desde hace unos años iProfesional viene dando cuenta del interés de países asiáticos de proveerse -por fuera de sus territorios- de materias primas y recursos clave necesarios para sustentar su crecimiento a largo plazo.

“La Argentina, un país con sólo 41 millones de habitantes, tiene la capacidad de producir alimentos para casi 600 millones de personas. Es por eso que es de importancia estratégica para los países orientales, que cuentan con miles de millones de ciudadanos”, señalaba a este medio el analista internacional Jorge Castro, allá por 2010.

Y completaba: “Por potencial, sólo América del Sur y el continente africano pueden abastecerlos de las materias primas necesarias para sostener su crecimiento. América del Sur, en general, y la Argentina, en particular, le aportarán los insumos que requerirán para hacer frente a sus consumos de cara a las próximas décadas”.

En junio de 2010, iProfesional adelantaba que, en simultáneo con la irrupción masiva de capitales chinos en la escena económica local, otro gigante asiático, India, se preparaba para multiplicar su presencia en el mapa productivo doméstico.

En este contexto, diplomáticos y empresarios de ese país confirmaron sus planes para tejer alianzas estratégicas con productores y hacerse de tierras para la obtención de cereales, legumbres y -en menor medida- de carnes, a través de contratos de arrendamiento.

Alberto Porcel, presidente de India Argentina Friendship Society, una entidad cuya función es fomentar las relaciones entre los dos países, adelantó que se está avanzando en el “alquiler de tierras a largo plazo, aprovechando la riqueza y fertilidad con la que cuenta el suelo argentino”.

“Están llegando misiones de empresarios indios de distintos rubros. Y esto le conviene enormemente a sus pares argentinos, porque tienen la posibilidad de aceptar una fuerza de trabajo, inyección de capital y contactos para abrir nuevos mercados”, expuso.

En el marco de una serie de conferencias organizadas por la UBA, el ex embajador de India en la Argentina, Rengaraj Viswanathan, adelantó que el empresariado asiático apunta también al procesamiento de productos en estos suelos para luego ser exportados no sólo a India sino también, mediante sus traders, al sudeste asiático.

Respecto del arrendamiento, Viswanathan sostuvo que se tratará de alquileres a largo plazo, ya que los indios -país que cuenta con 1.200 millones de habitantes- requieren de grandes extensiones de campos para producir alimentos. “Pero no piensan a dos o cinco años, sino a 25”, aseguró.

Porcel detalló los productos que hoy se exportan a ese destino: aceite de soja y girasol, trigo, legumbres, té, lana, cuero, mineral de hierro, productos de cosmética y accesorios vinculados con el riego de canales.

Puntos en común
De acuerdo con el Programa de Agronegocios y Alimentos de la UBA, las superficies territoriales de ambos países son relativamente parecidas, pero India tiene 30 veces más población que la Argentina, lo que hace que la tierra productiva y la capacidad de abastecer la demanda en ese lugar, a partir de recursos propios, se vayan acotando.

Lo que esperan los empresarios indios no es solamente exportar desde estas tierras, sino rubricar acuerdos de joint venture o tejer alianzas estratégicas en los que ellos puedan aportar su know how internacional.

Señalan que aquí existe capacidad ociosa y falta crédito de largo plazo que facilite a los ejecutivos de negocios locales dar un gran salto exportador.

De ahí que a la India no sólo le interesan los productos albicelestes para abastecer a su población, sino también para venderlos (conjuntamente con empresarios argentinos) a países asiáticos, árabes o del sur de África

 

Legumbres, la gran oportunidad
Como oportunidades de negocios, Porcel mencionó posibilidades en el campo de varias materias primas, “porotos, legumbres o maní para desarrollar mancomunadamente nuevas producciones”.

Precisamente en torno a las legumbres parece estar la gran opción para el agro argentino. Y ese mismo aspecto fue destacado por Gustavo Grobocopatel, líder del gigante Los Grobo.

En su disertación en la Bolsa de Comercio de Santa Fe, explicó que “según los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud, la población de India tendría que consumir entre 3 y 4 veces más proteínas per cápita y que esto era un objetivo central de la política de ese gobierno”.

“En un plazo de 10 a 15 años, ese país tendrá que comprar unas 20 millones más de toneladas de legumbres, que tendrán que surgir de lugares fuera de su territorio”, destacó.

Según Grobocopatel, en la lista de países que podrían aportar ese incremento a nivel global figuran Canadá o Australia.

Sin embargo, estas dos naciones -que ya le proveen- “tienen restricciones para ampliar su oferta”, frente a una demanda creciente por parte de India. Y es aquí donde entra en juego la Argentina.

“Van a estar siempre tratando de diversificar proveedores. Y es en este punto en el que cobra relevancia nuestro país, junto con Uruguay y quizás Brasil. Necesariamente van a estar abasteciendo parte de esas 20 millones de toneladas adicionales que necesitará la nación asiática”, adelantó.

Grobocopatel vaticinó que “hay un acceso a un mercado muy grande e importante”.

“Esto, más allá de que el precio tenga mayor o menor volatilidad, que sea más alto o más bajo, es de por sí un dato muy importante. Vamos a tener asegurada la venta”, remarcó.
Inversiones que llegan
Mientras se evalúan nuevas alternativas de negocios, empresarios de ese país ya están presentes en la Argentina.

En el agro local, India sigue sumando participación en el sector de las semillas. Con la marca Advanta está teniendo una creciente presencia, así como en maquinaria agrícola, terreno en el que Sonalika mantiene su sociedad con la firma Apache para producir tractores.

En semillas y agroquímicos, la compañía que está pisando fuerte en el mercado argentino es United Phosphorus Limited (UPL), un gigante de ese país asiático que opera aquí con la etiqueta, precisamente, de Advanta.

En la Argentina, el Grupo UPL se maneja comercialmente como Icona S.A. para sus productos de protección de cultivos y con la mencionada Advanta para su línea de semillas híbridas.

La tercera pata del negocio de UPL en este país la aporta Nutrisun, que se dedica a la producción y comercialización de aceites vegetales con caracteres específicos mejorados y a los desarrollos de biotecnología aplicados a la agricultura.

Por otra parte, el embajador de India en Argentina, Amarenda Khatua, mantuvo una serie de reuniones con representantes de la actividad minera en Jujuy para discutir proyectos inherentes a la explotación de litio.

En diciembre último, el gerente general de Exportaciones del Grupo Escorts, Rajiv Kumar, desembarcó en San Luis para concretar la instalación de una planta de ensamblado de tractores en la ciudad de Villa Mercedes, aprovechando las ventajas competitivas de la provincia por estar situada en el centro del Corredor Bioceánico.

También India ha incursionado en otros sectores, más allá del rubro alimentos, maquinarias y minerales.

Un ejemplo de esto es el de la companía Bajaj, que empezó a producir motos en el país, a través de un joint venture con la empresa local Corven, tras realizar una inversión de 35 millones de pesos.

La firma es la tercera productora mundial de motovehículos, con cinco millones de unidades fabricadas por año y posee una facturación anual de 5.500 millones de dólares.

Corven Motos es otra empresa, perteneciente al Grupo Iraola, que produce actualmente más de 60.000 motocicletas anuales.

Apoyo para los BRICS
A principios de mayo el mismo Khatua confió que su país brega por el ingreso de Argentina al bloque BRICS que integran, precisamente, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

“En la Argentina vemos un tremendo potencial y tenemos mucho en conjunto para desarrollar”, declaró el funcionario.

Según trascendió, Khatua trabaja para que después de la cumbre de este grupo, en la ciudad brasileña de Fortaleza, el próximo 15 de julio, el nuevo primer ministro indio haga una visita de Estado al país.

El último arribo de un primer ministro indio tuvo lugar en 1995, cuando vino Narashimha Rao, en el marco de una cumbre.

En tanto, Cristina Kirchner viajó a ese destino en 2009, cuando ambos países dieron muestras de un acercamiento que luego se tradujo en visitas mutuas de cancilleres y viceministros.

Durante 2013, el comercio entre India y la Argentina aumentó 30%, de los u$s1.800 millones que promediaba la balanza bilateral en 2012, con superávit para Argentina y con el aceite de soja en primer lugar.

Resta decir que los indios fueron compradores fundamentales cuando los chinos bajaron la demanda del producto.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *