19 de mayo de 2014 11:40 AM
Imprimir

En Uruguay preocupa el contrabando de pollos desde Brasil

El contrabando de pollos desde Brasil está preocupando cada vez más a las empresas uruguayas, que ya plantearon el problema en el INAC. Se estima que entran ilegalmente alrededor de 100.000 pollos por semana.

El secretario de la Cámara Uruguaya de Productores Avícolas (Cupra), Carlos Steiner, aseguró a El País que uno de los tres pilares de trabajo que se fijó el sector es luchar contra el ingreso ilegal de pollos desde Brasil.

Estiman que están ingresando ilegalmente “100 mil pollos por semana en los departamentos de frontera”, al punto tal que en varios comercios del interior se pueden ver carteles que dicen “hay pollo brasileño”.

Brasil es el principal productor de carne aviar, pero más allá de su calidad, no hay controles sobre el pollo ilegal que llega a los comercios de frontera, principalmente en lo que es el respeto a la cadena de frío, para evitar cualquier insuceso a nivel de los consumidores.

En Uruguay se están produciendo y se vuelcan al mercado interno 650.000 pollos por semana. Esa carne aviar saldrá -en pocos días más- con trazabilidad individual, por lo que Uruguay se convertirá en el primer país que garantiza la trazabilidad individual de todos los pollos producidos. Por otro lado, esta herramienta permitirá controlar más férreamente el ingreso de pollos ilegales.

“Estamos haciendo esfuerzos para incrementar la producción y llegar a todos los departamentos de frontera para poder luchar con producción nacional contra el pollo ilegal. Hay empresas que ya tienen depósitos cercanos a la frontera”, explicó Steiner. Hasta ahora, según argumenta Cupra, el ingreso de pollo ilegal es contínuo y “es un tema grave”.

Los otros dos pilares de trabajo que ya fueron planteados en el INAC, pasan por un planteo impositivo a la Dirección General Impositiva (DGI) por la retención impositiva que se le hace a los distribuidores de pollo ( el 80% de los pollos se venden a través de distribuidores) y el restante pasa por la puesta en marcha de una campaña publicitaria.

En este sentido, Steiner comentó que ya está definida y que la meta es elevar, al menos 2 kilos por habitante la ingesta de carne aviar en el país. Por el momento, no hay fecha para poner en marcha la campaña publicitaria, pero a nivel de Cupra se busca consensuar entre las empresas cuál será el momento más oportuno.

“Se debe mejorar la cultura alimentaria de la población”, por más que el consumo de carne aviar, de la mano de una oferta constante y principalmente a partir de precios estables, viene creciendo en forma sostenida desde hace más de 4 años. Los 650.000 pollos que se producen por semana, partiendo de un pollo que en promedio pesa 2,3 kilos, representan unas 80.000 toneladas anuales de carne aviar que son absorbidas fácilmente por un mercado que tiende a crecer más.

Según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Carnes (INAC), cada uruguayo consume unos 24 kilos al año de carne aviar.

Ventaja.

La puesta en marcha de la trazabilidad avícola, es un gran desafío para las empresas, que ya habían planteado la necesidad de contar con esta herramienta en 2001.

Recién en 2013 se comenzaron a trazar los huevos fértiles y los pollitos BB que representan los pie de cría para las empresas. Los huevos fértiles son incubados durante algunas semanas. Cuando nacen los pollitos -son las futuras ponedoras- van a granjas donde son criadas hasta la semana 22, que es cuando empiezan a poner huevos. Ahí comienzan su camino reproductivo hasta alrededor de la semana 74. Esas ponedoras son las madres de los pollos parrilleros que se destinan a la producción de carne y son volcados al consumo.

Fuerte apoyo del INAC

“Tenemos un apoyo muy grande a nivel del Instituto Nacional de Carnes (INAC) y estamos muy contentos”, aseguró a El País el secretario de la Cámara Uruguaya de Productores Avícolas (Cupra), Carlos Steiner.

El sector aporta al instituto alrededor de US$ 1,2 millones anuales -al igual que otras carnes- a través de un porcentaje de las ventas de carne aviar.

Si bien el sector no está representado en la Junta Directiva, cuenta con la denominada Mesa del Pollo, donde se trata exclusivamente la problemática del sector y en conjunto con las empresas se apunta a detectar los mejores caminos para resolver los problemas y catapultar a la avicultura uruguaya al éxito.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *