19 de mayo de 2014 15:23 PM
Imprimir

Se viene el Mundial . . . de esquila

CompartiremailFacebookTwitterEs que no me gustaba estudiar. Y como en el campo siempre hay trabajo, me dediqué a esto. Es lindo ser esquilador, es un trabajo digno, y si te gusta, no hay nada más lindo”, dice Cristian Morales, orgulloso de su oficio. Vive en Carmen de Patagones, tiene 37 años y lo que hace desde […]

Es que no me gustaba estudiar. Y como en el campo siempre hay trabajo, me dediqué a esto. Es lindo ser esquilador, es un trabajo digno, y si te gusta, no hay nada más lindo”, dice Cristian Morales, orgulloso de su oficio. Vive en Carmen de Patagones, tiene 37 años y lo que hace desde muy jovencito lo hace mejor que nadie. Entre el 22 y el 25 de mayo, representará a la Argentina en el Campeonato Mundial de Esquila, que se realizará en Irlanda.
“Estoy más que contento –confiesa, a horas de partir hacia Europa–aunque es un peso grande el que llevo en la espalda, porque representar al país no es cualquier cosa.” Morales integrará la delegación nacional del programa Prolana, que se desarrolla en el marco del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Nación, y la suya será la primera participación del país en un torneo internacional de estas características. El pasaje al Mundial lo obtuvo tras consagrarse campeón nacional de esquila, en agosto del año pasado, en Bariloche.
De hecho, no fue ese su primer título. Ya se había coronado como el mejor esquilador argentino hace 12 años, representando a la provincia de Buenos Aires. Pero ahora el premio es doble: por primera vez viajará al exterior. “Ya tengo el pasaporte en la mano”, avisa.
Su padre, Edgardo Morales, bicampeón argentino de la especialidad, fue quien le marcó el camino, y junto a él integra la Cooperativa de Esquila Padre de los Campeones. “Se llama así porque mis otros dos hermanos también han salido campeones provinciales y finalistas nacionales”, cuenta Cristian, cuya mente está puesta en el Mundial. Aunque asegura que le gusta la cerveza, no se permite pensar ni por un segundo en tomarse una de las mejores tiradas del Viejo Continente.

Por el contrario, repasa la técnica de esquilado: “Hoy en día se esquila suelto. A la oveja se la sienta; se empieza por la barriga y se termina en el cuarto derecho.” Un peine y una manija bastan para el trabajo. Morales conoce la técnica, pero no descansa: viene realizando entrenamientos físicos porque, según se enteró, “la prueba es muy dura, hay que esquilar unas 20 ovejas”.
El Mundial esta dividido en dos categorías. Morales competirá en esquila mecánica, con el método “desmaniado”, es decir, en la que el ovino no está atado. La técnica se llama Tally-Hi: supone posiciones más cómodas para el esquilador, con el lanar entre sus piernas, obteniendo vellones enteros con cortes longitudinales y reduciendo el riesgo de lastimar al animal.

Prolana la ha ido imponiendo como un recurso para elevar la calidad de las lanas argentinas. Morales no irá solo: Pablo Barrera, instructor de Prolana, participará en la categoría tijera manual, mientras que Ariel Aguirre, coordinador de Prolana Chubut, está inscripto en el rubro acondicionamiento y clasificación de lanas.
Un pomposo nombre tiene el Mundial: Golden Shears World Sheep Shearing and Wool Handling Championships, y se realizará en Gorey, en el condado de Wexford, al sur de Dublín. Levantar otro trofeo es el deseo de Morales: “El premio es la Tijera de Oro”, murmura, esperanzado. Pero sus sueños ya están cumplidos: “Primero fue llegar a un provincial. Después, llegar al nacional ha sido un orgullo, y ahora tener la posibilidad de participar de un Mundial, es lo que un esquilador sueña toda la vida.” «

Con el apoyo de Prolana

Prolana es un programa de asistencia a productores laneros que depende de la Dirección de Ovinos, Caprinos y Camélidos del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Nación. “Su función básica es la capacitación a peones rurales en esquila y clasificación o acondicionamiento de lanas”, explica Gustavo Nardo, técnico del programa.

“Es un concurso para darle una revalorización al peón rural”, agrega. Este es el decimoquinto concurso nacional de esquila del que participan todos los ganadores de las provincias en las que trabaja Prolana: Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Corrientes, La Pampa, Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *