20 de mayo de 2014 00:56 AM
Imprimir

Uruguay con rindes en soja muy dispares y 15% por debajo de lo estimado

Para la mayoría los precios igual permiten una buena rentabilidad

La cosecha de soja, que se ha realizado en aproximadamente un 80% del área cultivada en Uruguay –se acercó a 1,5 millones de has aunque hay datos muy disímiles–, ha mostrado rendimientos dispares y algo menores a los estimados previo al inicio de la recolección de los granos en las chacras.

No obstante, “la gente está conforme con los rendimientos y los precios”, dijo a El Observador Germán Bremermann, integrante del equipo de dirección de Barraca Erro, una de las principales compañías agrícolas en el país con sede en Dolores, Soriano.

En cuanto al rendimiento, “está por debajo de la expectativa que había”, afirmó. Precisó que considerando lo que ha ocurrido en las distintas zonas “hay muchas diferencias”, observándose rindes “un 15% por debajo de lo que estimábamos”.

Hay, por un lado, productores que estarán cerrando sus trillas con promedios por arriba de los 2.800 kilos por hectárea y algunos en torno a los 3.000 kilos, en tanto otros promediarán por debajo de los 2.500 kilos. También se ha visto que hay productores que van a obtener más de 3.000 kilos de promedio por hectárea y otros que no llegarán a los 2.000, “pero se trata de casos muy puntuales”.

“Por ejemplo, en la zona este donde el suelo es muy plano y agarró mucha agua se verán resultados malos, pero es una situación extrema”, puntualizó.

El presidente de la Asociación Rural de Soriano (ARS) –entidad organizadora de la Expoactiva Nacional– Luis Irastorza, dijo a El Observador que “las sojas de segunda, las últimas, las que sufrieron primero la seca y después el exceso de agua se cayeron, se han venido abajo, hay sojas que darán 2.000 kilos, o menos”.

Hablando de lo que sucede en la zona de Mercedes hacia Bequeló, dijo que igual en el promedio de la chacra, considerando el rendimiento de las sojas de primera que han sufrido menos, “podemos hablar de unos 2.500 kilos, tal vez algo más”, porque las sojas de primera se arrimaron a los 3.000 kilos por hectárea.

La disparidad en los rindes, expresó Bremermann, obecede a una multiplicidad de factores: hay temas de manejo, de ambiente asociados a aspectos climáticos, también sanitarios, la época de siembra y temas varietales.

Este ha sido un año bastante complejo dadas todas esas situaciones, lo que deriva precisamente en rendimientos poco uniformes incluso en una misma zona del territorio nacional, a diferencia de lo que sucedió en la zafra anterior donde el rendimiento fue más homogéneo.

El profesional de Erro señaló que en diciembre hubo “un déficit tremendo de agua y temperaturas altísimas”, en tanto a fines de enero e inicios de febrero “hubo un exceso de agua, muy arriba de lo normal y con mucha nubosidad, en 70 días tuvimos de 600 y 800 milímetros, algo que es atípico”.

Consultado sobre cómo les irá en las cuentas a quienes logren rindes por debajo de los 2.500 kilos por hectárea, analizó que “a estos precios lograrán una rentabilidad, pero baja”.

A propósito de los los precios, dijo que la oleaginosa en estos últimos 15 días ha estado oscilando entre los US$ 485 y US$ 505 por tonelada, lo que se considera un buen precio.

Sobre la logística, que es un tema clave en la operativa de cosecha, transporte y almacenamiento, “hay obstáculos, al principio de la zafra y ahora nuevamente porque como ha llovido el grano está ingresando con humedad” a las plantas de recibo y acopio.

“Desde el 1° de mayo vimos que la cosecha se ha empezado a enlentecer y que todo lo que se ha cosechado presenta un alto nivel de humedad”, señaló.

El grano, cuando se cosecha con un nivel de humedad por encima del 13%, debe secarse y en estas últimas dos semanas prácticamente todo lo que se ha recolectado debió secarse, indicó, en una adversidad que todo hace indicar se sostendrá durante los próximos días.

Sobre el tema de la humedad que se está apreciando en el grano, Irastorza aportó que “hay gente que llegó a sacar el grano con 17%, porque tenía que hacerlo, no le quedaba otra, pero por encima de eso la gente prefiere esperar a que seque porque el descuento por el secado del grano se le hace muy importante”.

Granos son un 25% más chicos

Luis Irastoriza dijo, en relación a la calidad de la soja cosechada, que “ha sido buena, pero con un grano que se lo ve un poco más chico que en años anteriores, los granos con tanta agua quedaron con un poco menos de tamaño”.  Explicó que 1.000 granos de soja normalmente pesan alrededor de 200 gramos, pero ahora están pesando 150 gramos y que ese 25% de peso que falta si se llevan a los 3.000 kilos por hectárea que logra un productor “es mucha diferencia”.

 

 

La cifra

 

3,8 millones… de toneladas puede ser la cosecha de la oleaginosa este año, según informó la consultora Blasina y Asociados en el último análisis agrícola en El Observador Agropecuario

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *