21 de mayo de 2014 01:18 AM
Imprimir

Chilenos buscan nuevas oportunidades en Europa

El punto de partida de la ruta Sabores de Chile de este año tuvo por primera vez un alcance continental, reuniendo en dos días a más de 50 importadores de 11 países de la Unión Europea, el tercer socio comercial del país.

Pese a que era la primera vez que iba y no tenía expectativas muy altas de concretar negocios o abrir nuevos mercados, el director general de la productora de champiñones Austral Fungi, Agustín Cádiz, regresó con una sonrisa desde Madrid, donde participó en Sabores de Chile, la estrategia de ProChile para dar a conocer productos en distintos mercados.

El empresario se dedica a la producción de champiñones deshidratados, congelados y en salmuera en Cochamó, en la Región de Los Lagos. Asegura que quedó impresionado con los resultados que obtuvo en la actividad y que se siente feliz de haber viajado.

“Me contacté con más de 16 clientes, con muy buenas opciones, por lo que espero poder enviar nuevos contenedores y llegar a seis o siete países en los que hasta ahora no estoy”, comenta Cádiz.

Fue uno de los 19 exportadores chilenos que viajaron al encuentro que por primera vez tuvo un alcance continental, por lo que se reunieron con 53 importadores de Alemania, Bélgica, España, Francia, Holanda, Italia, Polonia, Reino Unido, Rusia, Turquía y Suecia.

“Es la quinta vez que vengo y encontré súper bueno que hayan juntado a importadores de varios países en un solo lugar, que además eran especialistas en nuestros productos, por lo que se nota que es gente que está interesada”, dice Mauricio Salvo, gerente de la Exportadora Valle Sur, dedicada a los frutos deshidratados.

El interés y conocimiento obedece a que la UE tiene desde hace diez años un tratado de libre comercio con Chile y es su tercer socio comercial, luego de EE.UU. y China, con unos US$ 11.195 millones exportados al año. Por eso es un destino que ofrece oportunidades crecientes para productos nacionales como el vino, productos del mar, hortalizas y frutas frescas y deshidratadas, donde Chile es un abastecedor en contra estación.

 

 

El atractivo de España

La selección de España como sede del encuentro no es por mera casualidad o por la facilidad del idioma. El país ibérico representa el destino número 17 para los envíos que no incluyen al cobre y es el principal destino de algunos productos alimenticios chilenos, como los mejillones y el vino a granel, que representa el 62,9% de las importaciones de ese producto.

Además, hay de por medio una relación recíproca, ya que Chile pasó a ser entre 2009 y 2012 el principal receptor de inversión extranjera directa española, posicionando al país como una base para la expansión de las compañías españolas para sus operaciones en América Latina y Asia Pacífico, aprovechando la red de acuerdos comerciales chilenos con el mundo.

“Nuestro país se ha posicionado como un mercado muy interesante para las empresas ibéricas, las que significan el 12,9% del total de inversión extranjera directa en el país”, señala el vicepresidente del Comité de Inversiones Extranjeras, Jorge Pizarro.

Lo corrobora Julio Trincado, director gerente de Kaiku Internacional (Surlat en Chile). “Recorrimos prácticamente todos los países de América Latina. Elegimos Chile por su estabilidad política, social y económica, por la seguridad jurídica que le da a la inversión extranjera, por su buena imagen agroalimentaria, sus garantías sanitarias en el sector lácteo y sus tratados de comercio con otros 23 países”, detalla.

Catorce años después de esa decisión no duda en instar a otros empresarios a cruzar el Atlántico.

“Si sabes entender la cultura chilena y vas con una mentalidad abierta, es fácil triunfar en Chile para un español que sepa hacer las cosas medianamente bien”, dice, aunque reconoce que en el encuentro varios europeos -especialmente representantes de la banca- se mostraron preocupados por cómo se concretará el proyecto de ley de reforma tributaria y por las reformas energéticas, especialmente por cómo está el uso de energías limpias.

Desde el lado de los importadores, agrega Juan Trincado, las inquietudes estuvieron principalmente por el lado del vino y la pesca, pero recalca que “en producciones agrícolas como las manzanas, nueces y frutas en general Europa está muy abierta, porque necesita esos productos”.

 

 

Llegar al top ten mundial

Uno de los aspectos que destaca Luis Barros, director general de la empresa exportadora de arándanos Blue Andes, de la Región del Biobío, es la oportunidad que ofrece Sabores de Chile para las firmas pequeñas y las medianas.

“Permite juntar lo que uno nunca podría hacer solo, porque las empresas chicas hemos tenido la posibilidad de conocer a otras firmas que andan buscando la posibilidad de comprar más directo”, explica.

La actividad también consideró visitas técnicas para que los exportadores chilenos pudieran conversar con expertos del mercado europeo sobre temas como el transporte logístico, tendencias en alimentación y márketing agroalimentario, además de recorridos a lugares como Mercamadrid -la mayor plataforma de distribución de alimentos de España- y a un supermercado de la cadena El Corte Inglés.

Desde ProChile destacan, además de España, el atractivo que representan mercados como Alemania y Bélgica, que mostraron el mayor crecimiento para las exportaciones de Chile el año pasado, y que este último país es también uno de los destinos con los mayores valores enviados, en conjunto con los Países Bajos e Italia.

Por otro lado, resalta las oportunidades que ofrecen los productos con mayor valor agregado orientados a los mercados de nicho, como las aguas minerales y saborizadas, mermeladas, jaleas de vino, deshidratados de berries, papas nativas, aceite de oliva, pisco y cervezas artesanales, que pueden ayudar a Chile a ubicarse entre los diez principales exportadores de alimentos hacia el año 2020, ya que actualmente está en el puesto 17 a nivel mundial.

 

99,5% del valor total de las exportaciones de Chile a la UE ingresan libres de arancel.

US$ 3.644 millones en alimentos exportó Chile a Europa en 2013.

Holanda fue el principal destino de los alimentos chilenos el año pasado, con el 17,8% de los envíos, seguido por Rusia, con el 17,4%.

Salmón y vino tinto embotellado fueron los principales productos enviados al Viejo Continente.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *