21 de mayo de 2014 17:25 PM
Imprimir

Sequía en California: las pérdidas serán u$ 1.700 M

Los Angeles - La sequía que afecta California (oeste de Estados Unidos) podría provocar este año pérdidas por u$s 1.700 millones y la eliminación de 14.500 puestos de trabajo en el Valle Central, la región más rica del mundo en producción de alimentos, reveló ayer un estudio.

Las investigaciones hechas por la Universidad de California (UC) concluyeron que los campos recibirán un 32,5% menos de agua por la falta de lluvias en lo que va de 2014. Asimismo, un 6% de las tierras de cultivo no podrán ser explotadas. En el Valle Central, que tiene unos 700 km de norte a sur y 2,8 millones de hectáreas, crece la mayoría de frutas, verduras y frutos secos que se cultivan en Estados Unidos.

En números, la fuerte sequía costará a los agricultores alrededor de u$s 1.700 millones, de los cuales u$s 450 millones serán invertidos en sistemas de bombeo subterráneo para poder regar las sedientas tierras. Por otra parte, 14.500 empleos a tiempo completo o de temporada podrían desaparecer, 6.400 de los cuales directamente vinculados con la producción de cultivos.

El Valle de San Joaquín y la Laguna de Tache, al norte de Los Angeles, acumularán el 60% de las pérdidas, según las predicciones, ante la falta de precipitaciones. “Sin acceso a las aguas subterráneas, la sequía de este año sería realmente devastadora para los agricultores y las ciudades de California”, asegura Jay Lund, coautor del informe y director del Centro para la Ciencia de las Cuencas de la UC.

El Gobierno de California, impulsor de la investigación, descarta que esta situación perturbe la economía del estado, ya que la agricultura sólo representa menos del 3% de su PBI, de acuerdo con la responsable del Departamento de Comida y Agricultura (CDFA, en inglés), Karen Ross.

“Estas estimaciones ayudarán al estado a entender mejor el impacto económico de la sequía y a aliviarla”, señala en el estudio. California lleva a cabo cortes de agua periódicos en algunas zonas para intentar atenuar los efectos de la sequía, que también provoca violentos incendios durante el verano y el otoño boreales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *