21 de mayo de 2014 18:30 PM
Imprimir

El rol de Máximo en el golpe final de Pérsico a Campos Bilbao

El hijo de la presidenta intervino a favor del ex piquetero para desdoblar el área de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar. Todos los detalles.

A fines del pasado mes de febrero La Política Online contó detalles de la durísima interna que atravesaban la secretaria de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar, Carla Campos Bilbao, y su segundo en el cargo y líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico.

 
En ese momento, Pérsico había movido sus más altos contactos políticos para intentar desdoblar dicha área del Ministerio de Agricultura: el plan del ex referente piquetero era que Campos Bilbao se quede con Desarrollo Rural y él pase a manejar Agricultura Familiar.
 

La cuestión es que, casi tres meses después, la jugada de Pérsico pareciera que va camino a concretarse. Según pudo saber LPO, en los próximos días se publicaría en el Boletín Oficial el decreto que va a oficializar finalmente la medida.

 

Así las cosas, la pulseada que estaría por ganar Pérsico fue interpretada en el ambiente político como un “knock out” a Campos Bilbao, a quien se le atribuía una muy buena relación con Cristina Kirchner (ella misma se golpeaba el pecho diciendo que tenía línea directa con la presidenta).

 

De hecho, el pasado fin de semana en el encuentro del Grupo San Martín y la Corriente Agraria Nacional y Popular (CANPO) en Mar del Plata muchos hablaron de la inminente renuncia de Campos Bilbao. Pero otros que la conocen de cerca aseguran que seguirá hasta el último día en el Ministerio, mientras que en su entorno se limitaron a decir que “es un tema sensible”.

 

Del mismo modo, el desdoblamiento del área deja muy mal parado al ministro Carlos Casamiquela, a quien Pérsico desafió unos meses atrás con boicotearle un encuentro de agricultores familiares en el Banco Nación. “Avisale que si lo hace le llevo 500 personas”, fue el mensaje que le hizo llegar el ex piquetero al funcionario en una clara demostración de poder.

 

De esta manera, los que conocen las internas del Ministerio de Agricultura cuentan que después de la amenaza del ex piquetero, Casamiquela dio marcha atrás y se conformó con hacer una “mini reunión” en el microcine de la entidad bancaria.

 

Asimismo, otro importante funcionario de la cartera del campo que salió muy golpeado en esta interna es Luciano Di Tella, subsecretario de Economías Regionales, aliado de Campos Bilbao y muy criticado internamente por su doble rol de funcionario y empresario lácteo.

 

Como sea, ahora la preocupación de los hombres que responden a Casamiquela gira en torno al uso de los millonarios fondos que pasaría a administrar Pérsico. Sucede que el temor porque ese dinero sea utilizado para financiar al Movimiento Evita es cada vez mayor.

 

Lo cierto es que Pérsico cuenta con el apoyo de un numeroso grupo de agricultores familiares y con ellos viene reclamando más protagonismo, mayor institucionalidad y, por supuesto, más recursos para financiar las políticas del sector.

 

El rol de Máximo

En este contexto, en los pasillos del edificio de la Avenida Paseo Colón existe un gran interrogante: ¿Cómo, y en tan poco tiempo, logró Pérsico que se desdoble un área que maneja desde hace varias gestiones (desde el año 2009) la poderosa Campos Bilbao?

 

La respuesta que pudo averiguar LPO con diversas fuentes oficiales gira en torno a un hombre clave que se encargó de facilitarle el camino a Pérsico a partir de sus contactos en el más alto nivel del poder político actual.

 

Se trata del jefe de Gabinete del Ministerio de Agricultura, Héctor Espina. Al parecer, fue éste funcionario el encargado de convencer al presidente del INTA, Francisco Anglesio, para que le proponga a su amigo, Máximo Kirchner, el plan para desdoblar Desarrollo Rural y Agricultura Familiar.

 

Fue al hijo de la presidenta a quien, entonces, le cayó muy bien la idea de tener un hombre que le responda directamente con poder en otra jugosa caja del Ministerio de Agricultura, que maneja, en total, un presupuesto de $ 3.000 millones.

Es que Máximo, de alguna forma, ya tien

e el manejo del área de Emergencia Agropecuaria, que administra unos $ 500 millones a través del secretario y hombre de La Cámpora, Javier Rodríguez, que, a su vez, responde a Axel Kicillof, junto a la subsecretaria de Comunicación, Norma Madeo (la vocera, en teoría, del intervenido Casamiquela).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *