26 de enero de 2009 11:11 AM
Imprimir

Inédita intervención de gobernadores levantó paro  frutícola

Los trabajadores de la fruta decidieron aceptar ayer el laudo propuesto por el Ministerio de Trabajo de Nación tras una jornada de intenso debate en la sede del Sindicato de la Fruta de Cipolletti.

Para la aprobación fueron fundamentales la garantía ofrecida por los intendentes de la región y la participación de los gobernadores Jorge Sapag (Neuquén) y Miguel Saiz (Río Negro), el vicegobernador Bautista Mendioroz y el senador Miguel Angel Pichetto, quienes se ofrecieron como garantes de las promesas del Ministerio de Trabajo de Carlos Tomada.

La propuesta establece una suba del 29% en el salario básico, el 15% de productividad,el pago de los salarios caídos con una cifra no remunerativa y la doble paritaria.

Con la aceptación de la medida se anunció que automáticamente se levantaban todas las medidas de fuerza y que los trabajadores retomarían su actividad laboral. La protesta incluyó cortes por tiempo indeterminado en la ciudad de Allen, sobre la Ruta Nacional 22 y Provincial 65, y en Regina.

Crisis

El conflicto por el reclamo salarial de los trabajadores de la fruta de Río Negro y Neuquén se agudizó el jueves pasado, tras varios días de paralización de una buena parte de los galpones de almacenamiento de peras y manzanas. El secretario general del gremio en Centenario, Rubén Alvarado, dijo que se buscaba una solución al conflicto en una audiencia el pasado miércoles en General Roca (Río Negro) y negó supuestas « presiones» para que los empleados vuelvan al trabajo. «Nosotros estamos luchando por un salario digno y si bien sabemos que con esta medida estamos perjudicando al empresario, los trabajadores estamos en una mala situación», había expresado.

Mencionó que las empresas La Deliciosa SA y Cooperativa La Flor estaban paralizadas, mientras que en Moño Azul los trabajadores permanecieron con retención de tareas. En Vista Alegre, la empresa Ecofrut se sumó al paro y en San Patricio del Chañar, la compañía Servicios Frutícolas también había adherido a la medida del sindicato que preside Rubén López.

El dirigente negó entonces las versiones que indicaban que ocurrirían despidos si los trabajadores no regresaban a los puestos de trabajo, tras no acatar la conciliación obligatoria solicitada por la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *