23 de mayo de 2014 15:55 PM
Imprimir

Ruralismo lamentó la imposibilidad de exportar carne para mejorar sus precios

Desde Confederación Rural Argentina, criticaron que el consumo interno absorba el 95% de la producción de carne vacuna.
La Confederación Rural Argentina (CRA) lamentó mediante un comunicado emitido este jueves la caída de la exportación de carne vacuna que “será la peor será el peor año para la exportación de carne vacuna de los últimos 50” años con menos de 150 mil toneladas vendidas.
 
También criticaron que “se incumplirá por séptimo año consecutivo con la denominada Cuota Hilton” debido a que el cupo de exportación a Europa es el más cotizado en el mercado internacional. 
 
El caso es que este año los argentinos deglutirán el 95% de la carne que se produce y la exportación se llevará el 5% restante, una relación que hasta hace ocho años atrás rondaba el 80% y 20%, respectivamente.
 
“El volumen de la exportación será aún más bajo que el año 2001 cuando se cerraron los mercados internacionales por la detección de focos de aftosa”, recordaron desde la entidad. A diferencia de aquellos años hoy el consumo interno está mucho más fortalecido, aún con inflación, pero entonces cerca de la cuarta parte de la población carecía de empleo y aún así la ganadería sobrevivió por el mercado interno.
 
Creen desde CRA que “las expectativas de que se avecine un comienzo de recuperación en la ganadería nacional son escasas”, debido a “la elevada presión impositiva que castiga la rentabilidad de la producción y la continuidad de una política necia basada en una fuerte intervención en la exportación”. 
 
Un dato que merece atención es el incremento de la faena de hembras que ascendió al 46,5% y es un indicador claro de la liquidación de vientres por parte del ganadero. Si bien CRA reniega de las “políticas negativas” del gobierno que “causa una inevitable retracción en la inversión y en la oferta de carne en el mediano y largo plazo”, la ganadería salvo breves periodos hace mucho que está estancada y con indicadores que no se mejoran desde hace décadas. 
 
Para la entidad la solución “urgente” implica “una política de Estado de largo plazo para la ganadería, que contemple también la reducción inmediata de la presión impositiva, eliminado los derechos de exportación a la carne y subproductos, y la generación de un mercado transparente y competitivo con la eliminación de los mecanismos distorsivos como ROEs y precios máximos”.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *