24 de mayo de 2014 11:19 AM
Imprimir

Vienen misiones de China por producción musulmana

URUGUAY : El mes próximo llegarán a Uruguay dos misiones de China para explorar la posibilidad de que se haga una producción especial de carnes bovinas y ovinas, que tendrá por destino nichos claves de población musulmana en el país asiático.

China es hoy el principal destino para las carnes naturales producidas en Uruguay, a cielo abierto y libre de hormonas, pero todavía tiene nichos específicos de mercados en los que se puede incursionar, si se busca valorizar más la producción.

El gran desafío es alimentar al 20% de la población mundial teniendo tan sólo el 8% de su tierra arable para producir alimentos; por eso China debe recurrir mayoritariamente a la importación ante una demanda creciente de alimentos.

El mes que viene, llegan dos misiones empresariales apuntando a que Uruguay comience a producir carnes ovinas y bovinas para los segmentos étnicos; la población musulmana que vive en China. Así lo confirmó a El País el vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes, Fernando Pérez Abella, quien destacó la gran ventaja que tiene el mercado chino, no sólo por el enorme crecimiento que está teniendo la demanda, sino por la posibilidad de ingresar con cortes con hueso.

Los chinos musulmanes son una base sólida del mercado cárnico y el consumo de carne ovina es tradicional. Los restaurantes urbanos son hoy en China los impulsores del crecimiento en el consumo.

La carne a producir para nichos étnicos implica la realización de faena ritual y la certificación del rito Halal (para países musulmanes) puede llegar a ser un cuello de botella. En ese sentido, la meta de Uruguay es conseguir que se acepte a las instituciones certificadoras, para poder agilizar el comercio de carne.

Futuro.

Para Pérez Abella, el mercado chino “no tiene techo y es enorme”, lo que implica que aunque entren otros competidores con sus carnes, el camino logrado por Uruguay se pueda mantener e incluso, profundizar.

“Queda mucho por hacer, como recorrer el segmento de restaurantes para colocar más cortes de alto valor y salir de la carne general. Los chinos están muy interesados en abastecerse de cortes de alto valor, producidos en las condiciones naturales de Uruguay”, reconoció el jerarca.

La preocupación creciente por evitar cualquier problema que pueda atentar contra la salud de los consumidores -luego de los vividos por la melamina en la leche, entre otros- impulsa a las autoridades sanitarias a establecer mayores controles sobre las mercaderías que importa, a cerrar lo más que puede los denominados “canales grises” -por donde ingresa la carne y las menudencias sin origen- y a mirar más a proveedores serios, con certificaciones confiables, fuentes de productos naturales.

Esa preocupación quedó reflejada en la reciente feria SIAL China, donde los importadores mostraron un interés por las carnes uruguayas como nunca antes se había visto.

La autorestricción impuesta por los frigoríficos australianos, luego de la detección de anabólicos en algunas partidas de carne volcadas a China, deja un espacio para que la carne bovina uruguaya pueda crecer en volumen.

El camino de la valorización llegando con cortes de alto valor a las cadenas de restaurantes es uno de los grandes desafíos que está teniendo Uruguay y un camino que se profundizará a futuro. En la pasada edición de SIAL China, el stand del INAC fue galardonado como el mejor pabellón por la organización de ese evento, lo que obliga a redoblar el esfuerzo para marcar mayor presencia.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *