24 de mayo de 2014 01:36 AM
Imprimir

No se pierde de vista el objetivo de hacer crecer el negocio

Pese a la merma de la rentabilidad, se buscan estrategias para lograr mejores resultados.

Los productores de Olavarría están en una carrera por mejorar su actividad ganadera en un partido donde más del 80% de los suelos son bajos alcalinos. La mayor parte de la producción se realiza en campo natural, pero también se está apuntando a una mayor incorporación de pasturas, pese a que no resulta una tarea sencilla por su costo y a que el éxito de logro puede ser errático por el tipo de suelo.

También hay productores que apuntan a producir su propio grano o silo para la hacienda si tienen tierra apta para hacer una agricultura para la ganadería.

“Hay productores mejorando la cosecha del pasto que tienen, otros buscando un mejor manejo de la avena como una herramienta útil en el destete, también están los que se aseguran una cadena forrajera y hay otros suplementando con grano. Se apunta a mejorar la nutrición animal”, explicó Mario Carpi, productor de la zona.

Según este productor, aquí un campo de punta de cría puede alcanzar una producción de carne de 170 kilos. En tanto, uno promedio puede rondar los 110 a 120 kilos.

Alternativas

Aníbal Gasteneguy realiza ciclo completo. Vende novillitos gordos con 400 kilos y vaquillonas en torno de 330 a 340 kilos. Además, a la vaca vieja en vez de venderla de conserva la engorda y luego la comercializa.

Produce el 80% del alimento que necesita, maíz y cebada.

Además, como otros productores, le está poniendo fichas a las pasturas. “Busco hacer más pasturas para meter más kilos, tener mayor productividad y dejar algún potrero alquilado”, ilustró. La palabra que utiliza Gasteneguy es “optimizar” todos los recursos disponibles.

Pablo Lohidoy también hace ciclo completo en un establecimiento ubicado entre Olavarría y La Madrid. Encierra la hacienda los últimos 90 a 100 días para terminación. Aporta grano, silo y concentrados.

En su caso, una de las líneas de trabajo pasa por ir reemplazando verdeos de avena por pasturas en base festuca.

“La idea es meter la mayor carga posible para bajar superficie en campos alquilados. Queremos producir más en campo propio”, relató.

“Hoy para implantar una avena el costo es de 1300 a 1400 pesos por hectárea, contra 2100 a 2300 pesos de la pastura. Pero mientras el verdeo te dura un año, a la pastura la podés amortizar en cinco años”, remarcó.

Gabriel Portarrieu, otro productor, relató que en su caso intentan mejorar la base forrajera con verdeos, fertilización y hacer algo de pasturas todos los años.

Para este productor, se podría aumentar aún más la producción si las políticas oficiales acompañaran a la actividad.

“La distancia que nos separa de los techos de producción no depende de la capacidad técnica ni del entusiasmo del productor. Depende de políticas de Estado”, precisó.

“En la zona, y creo que también es válido para la cuenca del Salado y la ganadería en general, la limitante es la rentabilidad. Se podrían, con pasturas, verdeos, fertilización y suplementos aumentar rápidamente los volúmenes de producción si las políticas agropecuarias en general tendieran a lograr ese objetivo”, añadió.

En Olavarría, además del crecimiento del rodeo en general también sube el número de ternos. Según Carpi, este año son 249.871 animales, contra 232.359 de 2013. Se produjeron 17.512 terneros más. “Hay menos vacas improductivas”, detalló Carpi.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *