26 de mayo de 2014 00:01 AM
Imprimir

INTI adecúa maquinaria agrícola para exportar a la UE

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), organismo dependiente del Ministerio de Industria, trabaja en la adecuación de maquinaria agrícola para exportar a la Unión Europea, uno de los mercados más exigentes a nivel mundial respecto a la seguridad de los productos.

El INTI, a través de su centro tecnológico en Rafaela, provincia de Santa Fe, asesoró en la adecuación de una cosechadora de algodón para cumplir con los requisitos necesarios para exportar y realizó los ensayos para asegurar de forma fehaciente que la máquina y sus componentes cumplen con la legislación vigente del mercado de destino. En este caso concreto, la empresa logró exportar 20 cosechadoras al país euroasiático de Turquía.
Cuando un fabricante tiene la intención de vender su producto en el mercado externo debe tener en cuenta una serie de factores que pueden convertirse en una barrera comercial. En este sentido, la seguridad es uno de los principales aspectos a considerar para poder exportar.
La empresa santafecina Dolbi logró exportar veinte cosechadoras de algodón de arrastre a Turquía .
El caso de la maquinaria agrícola no es ninguna excepción. Todos los fabricantes de este tipo de maquinarias deben adecuar y ensayar sus productos de acuerdo a las leyes y normativas vigentes en destino.
Para el ingreso y libre circulación de los productos dentro de la Unión Europea se requiere del Marcado CE. Esta marca es añadida al producto por el mismo fabricante, luego de realizar la evaluación de conformidad del producto, compilar el expediente técnico y firmar la declaración CE de conformidad.
El Centro INTI-Rafaela cuenta con profesionales que trabajan estos aspectos, brindando asistencia técnica a las empresas. Una de las experiencias de trabajo, a cargo del ingeniero Marcelo Bonino y el diseñador industrial Enrique Solano, consistió en asistir a la empresa Dolbi, de la localidad santafecina de Avellaneda, con el fin de adecuar la cosechadora de algodón de arrastre modelo Javiyú para lograr el Marcado CE.

La asistencia del INTI
El primer paso para lograr el Marcado CE consistió en identificar las directivas que aplican sobre el producto, en este caso, la Directiva de Máquinas 2006/42/CE; y luego identificar las Normas Armonizadas que dan presunción de conformidad con los requisitos de la directiva, para el caso de cosechadoras existe una norma específica, la norma ISO 4254-7.
El segundo paso consistió la evaluación de riesgos de la máquina según normas ISO 12100 e ISO/TR 14121-2, para lo cual se convocó a los usuarios más experimentados, junto al equipo técnico y comercial de la empresa; y luego se realizó la adecuación de la máquina a los requisitos de la norma ISO 4254-7. Básicamente se trabajó en el rediseño de las protecciones, plataformas, barandas y escaleras, identificación de los puntos de sujeción e izaje, colocación de cáncamos, implementación de mejoras sobre el sistema hidráulico, adecuación de advertencias y señales de información y adaptación del manual del operador, que incluye información de seguridad, transporte, puesta en marcha, operación, mantenimiento y lista de repuestos.
Posteriormente, se realizaron los ensayos, verificaciones e informes exigidos por las normativas. Asimismo, desde el INTI, se asistió a la empresa en la compilación del expediente técnico, en la confección de la declaración CE de conformidad y en aspectos de organización industrial para asegurar el cumplimiento de los requisitos a lo largo del tiempo.
Finalmente, como resultado de la asistencia del INTI, la empresa pudo colocar la Marca CE sobre sus máquinas y firmar la Declaración CE de conformidad, hecho que le permitió concretar la exportación de 20 cosechadoras a Turquía, con la posibilidad de seguir exportando tanto a ese país como a cualquier otro destino de la Unión Europea.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *