27 de mayo de 2014 17:08 PM
Imprimir

Ing. Carlos Lemaher- Senasa: Cruzarán información sobre lucha contra la polilla del racimo

El funcionario explicó que junto a los integrantes del SAC- Servicio Agroalimentario Chileno-, se comprometieron a hacer un mecanismo de intercambio de información sobre la lucha contra la plaga. Detalló la importancia de este trabajo en conjunto.
La Polilla en el Racimo o Lobesia Botrana se ha constituido en un problema grave para la región. Es que Mendoza tiene una fuerte presencia de la plaga que amenaza a la provincia de San Juan, pues el límite fronterizo puede ser uno de los temas que lleva a que pueda ingresar a San Juan. De todos modos, la incursión de este problema fitosanitario, de acuerdo a estimaciones técnicas la plaga ingresó desde Chile.
Atendiendo a esta problemática es que en el Comité de Integración Regional, se tocó dentro de la comisión de temas fitosanitarios, la problemática de la Lobesia Botrana, o polilla del racimo. Entre los participantes de este foro de discusión estuvo el director regional del SENASA, el ingeniero Carlos Lemaher. Al ser consultado sobre el encuentro explicó que “hemos acordado con el SAC, hacer un mecanismos de intercambio de información sobre los avances en el control de la Lobesia Botrana o Polilla del Racimo”.
 
De acuerdo a lo que explicó el funcionario, el problema de la Lobesia Botrana se circunscribe en cuatro focos que se hayan en la región de Coquimbo. “Ellos tienen cuatro zonas reglamentadas- focos-, dos de ellas son urbanas y no tienen muchos problemas en el combate a nivel campo porque las condiciones climáticas, que son similares a las de acá, no permitieron hasta ahora que se establezca la plaga”, apuntó Lemaher.
Cuando se analiza la problemática de los Chilenos, el funcionario del SENASA manifiesta que “ellos tienen la misma presión del sur, como es el caso de San Juan con Mendoza”. En cuanto al combate de la plaga, según lo manifestado en esta comisión fitosanitaria, los chilenos disponen de una muy buena partida de fondos, que rondan en los 100 millones de pesos argentinos. “El objeto que tienen es controlar y erradicar la plaga en la IV Región y bajarla a niveles sustentables con la producción en la zona del Sur”, explicó.
Al profundizar sobre el intercambio de información que harán los dos entes fitosanitarios de ambos países detalló que “dentro de esto será muy bueno determinar que tipo de elementos están usando para combatir la plaga y como están funcionando las acciones de confusión sexual y otras medidas”.
El técnico explicó que Chile no tiene controles de barreras fitosanitarias, porque no “tiene la magnitud de caminos que tenemos nosotros. Pero si cuentan con un sistema de penalización y fiscalización mucho más drástico que el nuestro. Esto lleva a que haya una alta conciencia fitosanitaria en Chile”. Pero esto no quita que hayan estrictos controles de movimientos de frutas que vienen de la zona sur de este país. “No se mueven sin resguardo y tienen un sistema de bromuración similar al que nosotros estamos proponiendo aquí”.

Medidas preventivas
Contando que la plaga tiene fuerte presencia en la IV Región de Chile, en nexo directo con el Camino de Agua Negra, Lemaher al hablar sobre los controles descartó una barrera fitosanitaria en la zona. “Con los países vecinos lo que se hace es establecer condiciones fitosanitarias, la barrera es una medida complementaria”. Reconoció que había una intención de poner una barrera de desinsectación en la zona de Uspallata, pero “hoy no tiene sentido práctico hacerlo. De todos modos por Agua Negra, creo que los kilómetros de desiertos y de cordillera hace muy difícil el paso de la plaga. Hoy por este paso no hay tránsito comercial ni paso de maquinaria agrícola, más adelante se puede pensar en algún sistema de este tipo.”

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *