28 de mayo de 2014 10:43 AM
Imprimir

Alerta por “pasto amargo” en el sur de Santa Fe

CompartiremailFacebookTwitterLas malezas, como todos los organismos vivos, son capaces de evolucionar y adaptarse a diversos ambientes naturales y también a aquellos generados por prácticas destinadas a su control. Estas prácticas que son convenientes al esquema actual de producción, en general son más rentables, simples y eficaces en el corto plazo y por lo tanto se […]

Las malezas, como todos los organismos vivos, son capaces de evolucionar y adaptarse a diversos ambientes naturales y también a aquellos generados por prácticas destinadas a su control. Estas prácticas que son convenientes al esquema actual de producción, en general son más rentables, simples y eficaces en el corto plazo y por lo tanto se reiteran con elevada intensidad

Ejemplo de ello lo constituye el empleo de herbicidas de elevada eficacia y bajo costo relativo como el glifosato y algunos principios activos de elevada persistencia y muy económicos. El resultado del proceso adaptativo podemos resumirlo en la manifestación de tolerancia y resistencia a herbicidas.

Por otra parte, la dispersión de las malezas no se limita sólo a las vías naturales; el hombre interviene, en la mayoría de los casos de manera inconsciente, a través del movimiento de animales domésticos, de semillas de cultivos, de maquinarias agrícolas, de vehículos de transporte, etc. De esta manera provoca que un problema de malezas que evolucionó en un determinado lugar pueda afectar a otros sistemas productivos ubicados a una distancia muy variable. Es probable que alguna de las vías de dispersión mencionadas en el párrafo anterior sea la responsable de que Digitaria insularis se encuentre actualmente en el sur de la Provincia de Santa Fe.

En los últimos meses, fue detectada en el sur de la Provincia de Santa Fe, puntualmente en los Departamentos Iriondo y San Lorenzo, no descartándose su presencia, aún no reconocida, en otras locaciones. En las poblaciones detectadas en campos de producción de la zona y dentro de las instancias propias del manejo de cultivos estivales, el glifosato no fue capaz de lograr un impacto significativo, por lo que existe la sospecha de que presenten resistencia a este principio activo. (INTA Oliveros)

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *