31 de mayo de 2014 12:11 PM
Imprimir

Los pedidos que se hacen a la Nación por la crisis del agro

CompartiremailFacebookTwitterAnte la difícil situación de las industrias frutícola y vitivinícola en nuestro departamento, las diferentes entidades representantes de esos sectores presentaron un documento que exige ayuda a la Nación. Entre los firmantes aparecen la Sociedad Rural y la Federación Agraria local, en conjunto con las específicas de bodegueros y agricultura. La grave crisis que atraviesan […]

Ante la difícil situación de las industrias frutícola y vitivinícola en nuestro departamento, las diferentes entidades representantes de esos sectores presentaron un documento que exige ayuda a la Nación.

Entre los firmantes aparecen la Sociedad Rural y la Federación Agraria local, en conjunto con las específicas de bodegueros y agricultura.

La grave crisis que atraviesan la uva y la fruta hacen pensar en la necesidad de urgentes acciones por parte del Estado nacional y el provincial, ya que los productores primarios, elaboradores, fraccionadores e industriales están en una compleja situación, y con necesidad de recuperar rentabilidad.

Sobre la vitivinicultura, se plantea que hay urgentísimas necesidades en toda la cadena y que “no hay forma de llegar a la próxima cosecha y elaboración si no se resuelven ya mismo algunas de las inquietudes” como la inflación, las tasas de interés y la alta carga impositiva, que se siguen devorando la exigua rentabilidad que quedaba en las explotaciones medianas y chicas.

“Los subsidios son una ayuda, pero se debe rediseñar todo el marco legislativo e impositivo que encuadra la actividad agrícola y la vitivinícola”, explica el pedido, que también brega por la situación de incertidumbre de los 9 mil trabajadores que se emplean en la producción primaria, entre empleados agrarios (eventuales y permanentes), contratistas, los pequeños productores y sus familias. 

 

 

PEDIDOS

Las medidas coyunturales que se solicitan son “un plan de sostenimiento de empleo que permita hacer frente a los costos operativos, para atender las 9.000 familias”, la “instrumentación urgente de asistencia a los trabajadores, agricultores y bodegueros, a través de los planes Repro y Plan de Sostenimiento de Empleo por Contingencias Climáticas”.

También se solicitan un “plan PODA para atender las tareas de laboreo inmediatas”, la “entrega de fertilizantes y agroquímicos”, la “reducción de precios de combustibles y energía para el agro”, la “adecuación de aportes a Coviar, tasas de Iscamen, etc.” y acciones tendientes a “proteger, mediante barreras arancelarias y restricciones a las importaciones, a la industria y al productor local, ante la posibilidad de que mayoristas e hipermercadistas importen productos elaborados y/o fraccionados”. 

 

 

PLANTEOS

Asimismo, se pide la reducción de impuestos nacionales y provinciales para el agro y la agroindustria de las economías regionales. Particularmente, se hace hincapié en una tasa cero de Ingresos Brutos y exención de impuesto de sellos para agroindustria y vitivinicultura. 

También se habla de continuidad, refuerzo y adecuación de las líneas de asistencia financiera para el agro y la industria por parte del Banco Nación y el Fondo para la Transformación y el Crecimiento, con reducción de las tasas de interés, y agilización y reducción de costos en los trámites para importación de agroquímicos e insumos enológicos para toda la cadena vitivinícola y para repuestos para maquinarias e implementos.

Se espera, además, la eliminación de las retenciones a las exportaciones vitivinícolas, y una aceleración en los pagos de reembolsos y devolución del IVA por exportaciones. 

Otro ítem es el apoyo a la Ley de Edulcoración con Jugos Concentrados, la asistencia directa para la exportación de vino a granel, la rápida descompresión del mercado interno, y medidas que propendan al control del precio y garanticen el abastecimiento de los insumos, ya que los insumos agrícolas e industriales han aumentado.

 

 

PRESIÓN

“A consecuencia de esta crisis, solicitamos a las autoridades nacionales y provinciales que se abstengan de realizar aumentos en impuestos y gravámenes, ya que consideramos que no han dimensionado la gravedad de la situación. (…) Los elevados costos de comercialización perjudican a bodegueros y productores, y, para este pedido de ayuda, debe considerarse la alta contribución impositiva que realizan estos sectores”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *