1 de junio de 2014 01:26 AM
Imprimir

Mayo , mejor olvidarlo

URUGUAY : Mayo fue un mes para el olvido para los activos agrícolas, especialmente para los cereales. A eso se sumó en el plano local un clima que –sin grandes lluvias- desaceleró y demoró todo el trabajo de cosecha de soja y de siembra de cultivos de invierno.

El contrato más activo del trigo en Chicago retrocedió 12,02% en la medición punta a punta del quinto mes del año. Fue el mayor descenso mensual desde setiembre de 2011. De esta manera perdió buena parte de lo ganado durante el primer cuatrimestre del año. Los fondos empezaron a liquidar sus posiciones alcistas en las últimas semanas. La producción en Estados Unidos será menor a la prevista aunque en las últimas semanas el agua detuvo el deterioro de los cultivos de trigo duro de invierno. Mientras, el conflicto en el Mar Negro dejó de tener incidencia y el mundo parece tener un holgado balance de oferta y demanda para el año comercial 2014/2015.

Para el maíz las cosas no fueron mejores El avance a tiempo de la siembra también llevó a que cediera casi 10% en el mes que pasó. Estados Unidos tendría –en los papeles al menos- una producción similar a la del año pasado. Una cosecha que deprimió los precios e inundó los mercados del cereal estadounidense. Hasta ahora la siembra viene a tono con el promedio de los últimos años a pesar de un lento inicio. A partir de junio se evaluarán los reportes sobre la condición de los cultivos en las principales zonas productoras en EEUU. Mientras, China moderó sus compras y saldrá –en el corto plazo al menos- de los titulares como gran demandante del cereal.

La soja fue la que mejor resistió mayo aunque retrocedió en la medición punta a punta en Chicago. La reducción de la oferta estadounidense luego de una ola de compras chinas permitió que los precios se sostuvieran. Todo esto a pesar de una expansión de la cosecha sudamericana que, como todos los años, sufrió algunos traspiés y demoras. El mercado sigue fuertemente invertido. Esto es, hay un premio para los contratos más cercanos –que obedece al bajo nivel de oferta en EEUU- frente a las posiciones de referencia de la próxima cosecha en ese país. Si las condiciones climáticas se mantienen favorables, con un año Niño que favorece a los cultivos de verano, esa brecha debería disminuir.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *