16 de febrero de 2009 07:27 AM
Imprimir

La paradoja de Europa

Según se vio en la Fruit Logistica, en Berlín, la recesión tiene a los habitantes del Viejo Continente consumiendo más en casa. Eso sí, hay problemas en el mercado ruso.

No importó que, por momentos, existiera una sensación de –5 ºC en Berlín. Tampoco fue impedimento el que el viaje de algunos, que tuvieron la mala suerte de hacer escala en Londres, durara casi dos días desde Chile. Los integrantes de la industria frutícola sabían que tenían que estar en la capital de Alemania la primera semana de febrero. Después de todo, se realizaba la Fruit Logistica, la mayor feria del rubro de Europa y la ocasión de constatar in situ el real efecto de la crisis económica internacional en la demanda por la fruta. Y la oportunidad no era para despreciarla: más de un tercio de los US$ 2.500 millones que exporta el país en fruta van al Viejo Continente y ese destino es decisivo en rubros como el kiwi y las manzanas.

Y el viaje de más de un centenar de fruteros chilenos a Berlín, quienes exponían en su mayor parte en el stand de 250 metros que montó Pro Chile, valió la pena. Tras varios días de intensas reuniones con importadores, una sensación quedó clara en la delegación nacional: paradójicamente, a pesar de que el temor a la crisis tiene a los europeos consumiendo menos en casi todos los rubros, la demanda por fruta chilena se mantiene sólida, con escasas variaciones de precios y volúmenes.

"Es sorprendente. Hay una contracción de la demanda en muchos sectores. Sin embargo, la valoración de los consumidores europeos sobre la fruta chilena sigue fuerte", afirma Rodrigo Echeverría, presidente de la Federación de Productores de Fruta, Fedefruta.

La explicación de esta aparente paradoja proviene de varios factores. Uno es la vinculación cada día más fuerte entre el consumo de fruta y la buena salud. Para Miguel Allamand, presidente de la exportadora Subsole, "en Europa estos alimentos tienen una muy buena percepción y en caso se crisis, son los últimos en sufrir recortes de compra".

Y no es sólo que les gusten a los consumidores. Incluso los gobiernos se involucran, como lo hizo Ilse Aigner, ministra de Agricultura y Alimentos de Alemania, quien en la inauguración de la Fruit Logistica, enfatizó su compromiso para aumentar la inversión gubernamental en fomento del consumo de frutas y hortalizas. Otro punto que juega a favor es que los europeos están optando por comer menos en restaurantes y más en sus casas. Como en los hogares el postre más usual es la fruta, frente a la crisis la demanda por ellas tiende a crecer.

"A esta altura de la crisis está claro que la demanda por fruta está. A lo único que hay que prestarle atención es a los sobrestocks que se pueden producir en algunas especies", afirma Giuliano Magrini, importador italiano.

Es decir, Berlín sí que tuvo noticias dulces este año para los chilenos.

US$ 300 millones en negocios

En 2009, La Fruit Logistica Tuvo Un Acento Chileno. El País Fue Elegido Como El Socio Oficial De La Última Edición. Chile Respondió Con Creces Y La Delegación Frutícola Nacional Triplicó Los Casi 50 Representantes Del Año Pasado. Además Se Levantó Un Imponente Stand De 250 Metros Cuadrados En El Pabellón 25 De La Feria.

"Entre Privados Y El Gobierno Hicimos Una Inversión De Cerca De Un Millón De Dólares. Esta Es Una De Las Ferias Más Importantes Del Mundo Y Queríamos Dejar Una Buena Impresión. Después De Todo Acá, Según Los Privados, Se Cerraron Negocios Por Casi Us$ 300 Millones", Afirma Alicia Frohmann, Directora De Prochile.

También hay problemas

Aunque, En General, El Panorama Para La Fruta Chilena En Europa Es Positivo, Hay Algunos Conflictivos. El Primero Es La Crisis Financiera Del Mercado Ruso. Las Tres Principales Importadoras De Fruta De Ese País Se Encuentran A Punto De Declararse Insolventes. Los Costos Financieros Y El Excesivo Optimismo En La Compra De Fruta La Temporada Pasada, Les Pasaron La Cuenta. Es Por Eso Que De Los Dos Barcos Semanales Con Fruta Chilena De La Campaña Anterior, Ahora Se Pasó A Destinar Uno Cada Diez Días Al Mercado Ruso.

Un Punto Aún Más Importante Es El Potencial Problema Que Puede Representar El Alto Stock De Manzanas Y Kiwis En El Viejo Continente.

"Se Pueden Afectar Los Precios De Venta. Por Eso Que Hay Que Ser Muy Realistas Con Las Estrategias De Comercialización, Para No Saturar Los Mercados", Afirma Patricio Toro, Gerente Comercial De La Exportadora Copefrut

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *