17 de noviembre de 2009 08:07 AM
Imprimir

Programa Acre en EE.UU.

PROGRAMA ACRE Y PAGOS DIRECTOS EN 2009

Una de las mayores novedades de la Ley Agraria de 2008 es el programa denominado ACRE (Average Crop Revenue Election), que consiste en ofrecer a los agricultores la posibilidad de optar, a partir de 2009, por los tradicionales pagos contra cíclicos, que se desencadenan cuando el precio del cultivo cae por debajo de determinado nivel, o bien por un nuevo sistema de pagos en función de las rentas ACRE).

Las principales características de ACRE son:

Es un programa optativo, el agricultor puede optar por el sistema de pagos contra cíclicos desencadenados en función de los precios, más los pagos directos y los “loan rates”, o bien por el ACRE, que sustituye a los pagos contra cíclicos.
El agricultor que opte por el ACRE sigue no obstante percibiendo los pagos directos y los “loan rates”, aunque debe renunciar al 20% de los pagos directos, y al 30% de los “loan rates”.

El cambio es irreversible durante la vigencia de la Ley. (2008-2012)
El ACRE se aplica al nivel de cada estado, y garantiza el 90% de la renta media del estado, entendida ésta como el producto entre el rendimiento y el precio del cultivo.
El rendimiento se calcula con la media de los cinco años anteriores (excluyendo el menor y el mayor) del estado en cuestión, y el precio es el precio medio nacional en los dos últimos años.
El pago tiene un límite de 65.000 dólares, y además no puede exceder el 25% de la rentan ACRE garantizada para el año y el cultivo en cuestión. Al ser un programa nuevo en 2009 era una incógnita el porcentaje de agricultores que se decantarán por el sistema, así como la repercusión de este nuevo programa en los pagos de la caja ámbar.
Aunque en un principio se especuló con que hasta el 90% de los agricultores podrían optar por el nuevo sistema, ya que de alguna forma garantiza la renta en una época de altos precios, estudios realizados por algunas universidades llegan a la conclusión de que el sistema no es tan atractivo como parece, porque al exigir la doble condición de que caiga la renta a nivel del estado y de la explotación, las posibilidades de desencadenamiento de los pagos se reducen mucho.
La Universidad de Kansas hizo una simulación en ese estado entre 1980 y 2007, y el resultado fue que sólo se hubieran desencadenado los pagos en 6 de estos 27 años, pero el agricultor debería haber renunciado al 20% de sus pagos directos en todos los años.
Ahora y una vez cerrado el plazo para inscribirse en los diferentes programas de ayudas, el Secretario de Agricultura, Tom Vilsack, ha anunciado que se han apuntado a programas de pagos directos y ACRE cerca de 1,7 millones de explotaciones con un total de 103 millones de hectáreas.

En este primer año del programa ACRE se han apuntado al mismo 128.000 explotaciones y 13 millones de has como superficie base, lo que representa un 8% de las explotaciones inscritas para recibir ayudas directas y cerca de un 13% del total de la superficie base. Estas explotaciones también recibirán pagos directos, aunque con una reducción del 20%.

Los pagos directos totales supondrán una cantidad próxima a 4.000 millones de dólares además de los anticipos ya pagados que ascendieron a 900 millones. De los 22 cultivos con derecho a recibir ayudas, la mayor superficie corresponde a maíz, seguido por trigo y soja.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *