26 de marzo de 2009 00:24 AM
Imprimir

Uruguay   –   Producción de cebolla aumentó 22% por crecimiento del área

Sin embargo, fue el peor rendimiento de la década como consecuencia de la sequía

La producción de cebolla obtenida en la reciente zafra fue estimada en 17,95 mil toneladas, mientras que la superficie sembrada fue de 1.717 hectáreas. Esto significa un aumento del producto del 22% respecto a la zafra anterior, atribuible al incremento del área de siembra (27%), mientras que el rendimiento promedio que fue 10,5 toneladas por hectárea, resultó bajo por segundo año consecutivo a consecuencia de la sequía.Al inicio de la zafra las condiciones del tiempo se presentaron casi ideales, con un otoño muy seco que permitió tanto una apropiada preparación de los terrenos, como un óptimo trasplante. A partir de ese momento la situación cambió radicalmente con una sequía que se inició a fines del invierno y duró hasta la finalización de los cultivos. Las severas limitaciones hídricas que tuvieron que soportar los cultivos repercutieron en el bajo rendimiento mencionado, siendo el menor registro de la década. La disminución del rendimiento se debe fundamentalmente a un menor peso individual de los bulbos, lo que determina que en la oferta de cebolla predominen calibres pequeños a medios.El tiempo fue seco antes y durante la cosecha, por lo que no se advierten mayores problemas de conservación, y en general la calidad del producto almacenado es buena.Con respecto al tipo de producto ofertado, la porción mayoritaria corresponde a variedades de ciclo medio (tipo Pantanoso) que aporta el 65 % de la oferta. En segundo lugar se ubican las variedades largas tipo valenciana (32%), mientras que el restante 3% son variedades tempranas o de día corto (este último grupo incluye cebollas coloradas y blancas y dentro de estás últimas comunes y “dulces” o de baja pungencia).A la fecha de la encuesta realizada por la Dirección de Estadísticas Agropecuarias (principios de marzo) se llevaban comercializadas unas 2 mil toneladas, lo que representa un 11% de la producción total, y por lo tanto la producción remanente en galpones se ubica en el entorno de unas 16 mil toneladas.Teniendo en cuenta los antecedentes de los últimos cinco años en cuanto a producción, ingresos al Mercado Modelo y comercio exterior, y con el supuesto de que las pérdidas en poscosecha serían poco significativas, la oferta de producto nacional remanente resultaría suficiente para satisfacer el consumo doméstico durante seis meses.De acuerdo a las respuestas obtenidas en este relevamiento, la intención de siembra para la próxima zafra estaría en el entorno de las 1.850 hectáreas y de concretarse supondría un aumento del 8% respecto a la zafra recientemente finalizada.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *