27 de marzo de 2009 15:52 PM
Imprimir

Se inició la cosecha de limones

El factor climático se convirtió en otra piedra en el camino de la campaña citrícola 2009 de Tucumán, que se sumó a las dificultades que genera la sobreoferta de fruta fresca española, más la retracción general que muestran los mercados mundiales y la depresión que registran los precios de la materia prima.

A los problemas por todos conocidos sobre la situación de los mercados mundiales, en donde lo que prima es la recesión económica, la caída del consumo y los problemas financieros internacionales, o la sobreoferta de limones españoles, se le suman ahora los problemas climáticos en Tucumán. En general, la fruta de la presente campaña ya comenzó a tomar tamaño para ser cosechada y colocada dentro de una caja de exportación. Pero la lluvia de estos últimos días frenó todo intento exportador.
En diálogo con LA GACETA Rural, el ingeniero Jorge Arce, gerente de Cosecha de la firma Citrusvil SA, sostuvo que 2009 será un año con muy buena calidad de fruta, pero estimó que, además, será, en general, de calibres pequeños. “Lo que hay que destacar es que el estado sanitario de las plantaciones es muy bueno, y que las plantas se están recuperando gracias a estas últimas lluvias de toda la falta de agua que tuvieron las plantaciones a lo largo del verano”, destacó el especialista.
Arce sostuvo que en estos momentos se inició la cosecha de limones para fábrica. Algunas de ellas ya están moliendo a pleno, y otras, están por comenzar, pero la plenitud del trabajo dependerá ahora del clima ya que hay fruta en condiciones de ser industrializada.
En otro orden, los empaques comenzarán a procesar fruta fresca en estos días, cuando las condiciones climáticas permitan la cosecha a tijera. Las abundantes lluvias caídas en estas dos últimas semanas frenaron todo intento de inicio de la cosecha manual.
“Si bien los mercados todavía siguen quietos -se concretan poocos negocios-, la fruta ya está para ser cosechada y comenzar a exportarla para satisfacer los primeros pedidos que llegan de Rusia”, mencionó Arce. “En estos momentos el mercado no demanda limones; lo que se coseche será sólo a pedido de clientes puntuales”.
Este año se estima que la producción total será normal, en valores similares a 2007, que representan 1,35 millón de toneladas. “Pero es muy prematuro hablar de un volumen exacto; este valor es sólo una tendencia que proyectamos a partir de los primeros aforos informales realizados”, aclaró.
En cuanto al estado vegetativo de las plantas y su sanidad, “el estado es muy bueno ya que en la primavera pasada se hicieron todos los tratamientos fitosanitarios y de fertilización que las plantas requerían”, destacó. “No se les hizo faltar nada y, sobre todo, porque la campaña pasada los márgenes por hectárea dejaron dinero para preparar bien la próxima cosecha.
De mediar un buen clima, la cosecha tijera de exportación se generalizará la primera quincena de abril. “Estamos parados por cuestiones climáticas y por la quietud que hay en los mercados”, dijo.
“En Tucumán, en general, abril y parte de mayo son lluviosos, y eso limita el avance de la cosecha”, recordó el asesor.Problemas graves
Uno de los graves problemas que afecta al productor es el corte que existe en la actualidad sobre el río Gastona, sobre la ruta provincial 301, en donde no pueden transitar vehículos pesados con ningún tipo de carga (limones, caña, etc.). La fruta cosechada en el sur u otras producciones no pueden pasar sobre este puente y deben desviarse por la ruta 157 (de Concepción a Monteagudo, y luego por la Ruta 157 hasta las industrias). Con esto, el flete se alarga un promedio de 40 km, encareciéndose el transporte de la fruta y los costos que esto conlleva. “Esta es una asignatura urgente que el Gobierno provincial y Vialidad deben solucionar rápidamente, para evitar que los productores incurran en costos extras sobre los ya elevados que pesan sobre la actividad”, planteó Arce.
“Pero a los caminos secundarios les falta mantenimiento, lo que se agravará en la medida que las lluvias sigan persistentes”, dijo, y agregó: “si no se hace el mantenimiento adecuado, la fruta sufrirá por golpes y se perderá calidad industrial y de exportación. Y esta es otra de las asignaturas pendientes que tienen las autoridades constituidas”, finalizó el profesional.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *