7 de abril de 2009 20:26 PM
Imprimir

Chile   –   Manejo agronómico incrementaría antioxidante para el tomate

No hay alimentos buenos ni malos, ni completos ni incompletos. Pero sí, algunos con mayor contenido y capacidad antioxidante. Uno de ellos es el tomate. Valiosa investigación del INIA, dependiente del Ministerio de Agricultura, busca comparar el efecto de la salinidad sobre parámetros productivos y propiedades saludables en dos genotipos de tomate: variedad nativa y variedad comercial.

Combinar el aspecto sensorial con las propiedades saludables es todo un desafío para la industria alimentaria. Claramente el consumidor no come sólo por salud, también lo hace por placer. Por esta razón, estos valores sensoriales y de satisfacción personal han sido tomados en cuenta a la hora de hacer investigación. El Dr. Juan Pablo Martínez, quien se acaba de adjudicar un proyecto con financiamiento Fondecyt en el rubro hortalizas en tomate, dice que a la hora de investigar hay que darle importancia a estos factores, “no hay que olvidarse del gusto, es necesario lograr un equilibrio de la parte sensorial con la parte saludable”, afirma.Se trata del proyecto Fondecyt  Nº 1090405 presentado al concurso regular 2009, el cual será ejecutado durante tres años (2009 hasta 2011) por el INIA, Universidad de Valparaíso, Universidad de Chile y el Centro de Estudios para Alimentos Saludables (CREAS) siendo el ingeniero agrónomo. Juan Pablo Martínez Castillo, Dr. en Ciencias Agronómicas e Ingeniería Biológica el investigador responsable, quien posee vasta experiencia en el área fisiología de plantas (frutales y hortalizas).El estudio investigativo tiene como propósito incrementar el contenido de antioxidante tales como el licopeno y otros pigmentos, beneficiosos para la salud humana. Para la investigación se eligió una variedad comercial (Cherry) destinada para el consumo fresco de exportación y una variedad silvestre (Lycopersicon chilense).                       Dr. Juan Pablo Martínez, es especialista en fisiología vegetal y en el INIA La Cruz está a cargo de implementar la línea de investigación de hortalizas como un alimento saludable.Tal como explica el Dr. Martínez, se utilizará un germoplasma nativo con el propósito de estudiar qué tipo de antioxidantes podría ser beneficioso par el consumo humano y factible en el futuro de ser introducido para mejoramiento vegetal. El especialista reconoce que esta investigación en salinidad se justifica ya que las superficies agrícolas presentan un aumento del contenido de sales en los suelos agrícolas. “Con variedades más resistentes se podrían incorporar nuevas zonas de cultivo para el tomate, por ejemplo en zonas costeras, donde se presentan serios problemas salinidad”, explica. Actualmente, la mayoría de las variedades vienen principalmente del extranjero. Por eso, cobra especial relevancia un Programa de Mejoramiento Genético en tomate que rescate las variedades nativas. En este contexto, en el futuro se podría introducir esas moléculas presentes en variedades nativas a las variedades comerciales.En el último tiempo, explica el experto, “el consumidor ha empezado a demandar alimentos saludables, preferentemente frutas y hortalizas, que cumplan un rol beneficioso para la salud humana, especialmente en la prevención y protección contra enfermedades crónicas y disfuncionales”. Una hortaliza, agrega el profesional, “que cumple con estas características es el tomate, siendo además una de las especies cultivadas más importantes en el mundo ya que se utiliza en la alimentación humana y es atractiva para los requerimientos de una dieta balanceada”. El fruto del tomate, destacó, “contiene una serie de compuestos beneficiosos para la salud y puede ser fácilmente incorporado en la nutrición diaria”.             El tomate contiene una serie de compuestos beneficiosos para la salud y puede ser fácilmente incorporado en la nutrición diaria.Este estudio, en la realización de los ensayos se aplicará sistemas de cultivo que utilizan los productores de tomate de la Región de Valparaíso. En tanto, en los laboratorios del INIA la Cruz y Universidad de Valparaíso, instituciones socias a través del CREAS, se podrá cuantificar el contenidos de antioxidante, la capacidad antioxidante y actividad enzimática asociadas al metabolismo que incrementan el contenido antioxidante presente en el fruto. Juan Pablo Martínez es especialista en fisiología vegetal (fisiología de plantas en frutales y hortalizas),  y en el INIA La Cruz tiene la misión de implementar la línea de investigación de hortalizas como un alimento saludable destinados tanto para el consumo fresco como de uso industrial.Se espera que este proyecto FONDECYT genere conocimiento e información que pueda impactar tanto el rubro hortícola para consumo fresco como industrial, mejorando la calidad de los frutos en aspectos saludables, y proporcionándole mayor valor agregado. Mayor información con Juan Pablo Martínez, fono                33-470390         o E-mail: jpmartinez@inia.cl

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *