25 de mayo de 2009 08:55 AM
Imprimir

Hallan más insectos que dañan la fruta

Encontraron más insectos dañinos para la fruticultura y se resolvió ampliar la zona burbuja que rodea a General Roca e incluirá el barrio satélite de J. J. Gómez, según informó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, Senasa.

La emergencia declarada por el organismo nacional fue a partir del 14 de abril, pero el viernes se informó que debido a nuevas capturas de ejemplares fértiles de la mosca de los frutos (ceratitis capitata) en el ejido urbano de General Roca y Padre Stefenelli, el área regulada se amplía en direcciones norte y oeste.
De esta manera, dichas localidades más la de J. J. Gómez, quedan totalmente incluidas dentro de la zona en la que se ejecutan las medidas fitosanitarias dispuestas oportunamente por la Dirección Nacional de Protección Vegetal del Senasa.
El área regulada se implementó el 14 de abril pasado, tras la detección de una muestra larvada de mosca de los frutos en la zona periurbana de  General Roca.
A partir de allí, el sistema de monitoreo del programa de control y erradicación de mosca de los frutos registró nuevas capturas, que implican la ampliación de la zona en emergencia fitosanitaria hacia el Norte, incluyendo la totalidad de la ciudad de General Roca, y hacia el oeste, unos 1.500 metros más allá del límite anterior, incorporando a J. J. Gómez.
El 11 de abril se detectó en la zona periurbana de Roca, la presencia de una muestra larvada por ejemplares de mosca y por ello la Dirección Nacional de Protección Vegetal (DNPV) del Senasa dictó la Disposición Nº 1/09 que establece las medidas fitosanitarias previstas en el marco de la Resolución 152/2006 para las áreas libres de mosca de los frutos.
El plan de emergencia fitosanitaria, aprobado por la mencionada Resolución, se ejecuta en el área regulada que corresponde a una superficie cubierta por un círculo de 7,2 kilómetros de radio, con epicentro en el sitio donde se produjo la detección de la plaga.
La producción frutihortícola de esta área regulada, o la que transite por ella, estará sujeta a medidas fitosanitarias. También los envíos a mercados con restricciones cuarentenarias por mosca del Mediterráneo deberán someterse al correspondiente tratamiento cuarentenario, indicó el organismo.
Los productos vegetales hospederos de mosca del Mediterráneo ingresados a los establecimientos de empaque o frigoríficos antes del 10 de abril de 2009, inclusive, no estarán afectados por las medidas cuarentenarias dispuestas por la DNPV.
El Senasa, por medio de su unidad de relaciones internacionales, informó acerca de esta detección a los organismos regionales y servicios fitosanitarios de los países que reconocieron al área ahora regulada como libre de mosca del Mediterráneo.

Mosca dañina
La mosca del Mediterráneo es considerada una de las plagas más dañinas para la producción, ya que ataca especies frutales y hortícolas de importancia económica para el hombre. La mosca hembra ataca a la fruta madura, punzando la cáscara y depositando sus huevos en la perforación. Los huevos se convierten en larvas (gusanos), los cuales se alimentan de la pulpa de la fruta, deteriorando su calidad y haciéndola portadora de la plaga.

Beneficios

La condición de área libre de la región protegida patagónica ha permitido a la producción frutícola contar con importantes beneficios económicos tanto por la exención de aplicación de tratamientos cuarentenarios, como así también por la oportunidad de negocios que se abren en nuevos mercados con restricciones por mosca de los frutos, indicó el Senasa.
El reconocimiento nacional e internacional de área libre implica además, obligaciones. Cualquier introducción de la plaga debe ser reportada inmediatamente a los mercados de destino, y simultáneamente implementarse un plan de emergencia a fin de evitar la dispersión del brote y de ofrecer las garantías necesarias para la producción a exportar

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *