30 de mayo de 2009 09:17 AM
Imprimir

Brasil y el mercado interno se mantienen firmes

Si bien los valores en destino para las peras y manzanas muestran importantes bajas respecto del año anterior, siguen siendo positivos en relación con otros mercados. Hay expectativas para la fruta regional sobre estos dos mercados. Sin embargo, sólo la buena calidad es lo que conseguirá altos precios.

Cerrada la temporada a ultramar, los operadores regionales comienzan a mirar qué es lo que viene para lo que resta de la temporada.Según las proyecciones privadas, sólo queda un par de barcos de fruta con destino a Europa y Rusia, pero éstos seguramente no cambiarán la tendencia que está marcando la temporada para las peras y manzanas del hemisferio sur. Es más, para muchos empresarios de la actividad, si hay novedades de último momento en estos mercados, lo más probable es que las mismas no sean buenas noticias.Los números muestran que la actual temporada presenta precios promedio en destino similares a los del 2007 con costos internos (del puerto para atrás) un 40% arriba si los llevamos a la cosecha 2009.Pero existe un punto por destacar entre la presente y la campaña 2007. Los costos a partir de los valores FOB. Aquí, los precios de los fletes internacionales hay que computarlos un 15% por debajo de los niveles del 2007; las retenciones cinco puntos menos, y un dólar que hace dos años apenas lograba superar los 3 pesos por unidad contra el cierre de esta semana que se ubicaba en los 3,75 pesos. Todo esto se traduce en una mejora de la competitividad para el sistema o mayores retornos para la actividad.Pero volviendo a los primeros párrafos, la temporada de ultramar está "jugada" y ahora hay que mirar los dos grandes mercados que quedan para el segundo semestre del año: Brasil y el mercado interno, claves para cambiar las tendencias de precios registradas en la primera parte del año. El segundo semestreLas estadísticas oficiales, dadas a conocer esta semana por el Senasa, muestran que las exportaciones argentinas de peras hacia el mercado brasileño totalizaron, en estos primeros cuatro meses del año, algo más de 53.600 toneladas, cifra que refleja un crecimiento respecto del mismo período del año anterior del orden del 1%. En lo referente a los valores proyectados para este mercado, se observan dos tendencias en las estadísticas.Una de ellas la muestra el valor FOB (precio referencial declarado por los exportadores ante la Aduana) que detalla una caída del 1% promedio en el cuatrimestre en relación con los valores declarados el año pasado.Por otro lado, están los precios promedio obtenidos por las peras en destino (cotizaciones del mercado mayorista en la plaza de Sao Paulo).Aquí se observan, tanto para la pera Williams como para la Packham´s, caídas promedio en los precios en torno del 20% respecto de la temporada 2008 (ver infogramas adjuntos).Esto demuestra que las expectativas de los operadores regionales estuvieron por encima de la reacción que tuvo el mercado, ya que declararon, al momento de exportar, valores similares a los del año pasado, con ventas en destino que finalmente terminaron muy por debajo del 2008.Esto no quiere decir que la temporada para las exportaciones regionales de fruta hacia Brasil está dejando un saldo negativo; todo lo contrario, sigue siendo un muy buen año en especial para las manzanas, que tienen muchos problemas para ser colocadas en otros mercados.Continuando con las proyecciones de las peras en este importante mercado, los exportadores regionales aseguran que el comercio se va a mantener firme con precios por debajo de los niveles del 2008, pero por encima de los obtenidos en el 2007.Hay que señalar, en este sentido, que cerca del 80% del total de las exportaciones de peras hacia las góndolas del Brasil sale de las regiones productivas de Río Negro y Neuquén.Para la segunda parte del año se espera una mejora en las cotizaciones. Sin embargo, las dudas están puestas en la calidad de la fruta que está almacenada en frío (ver recuadro con más información).Según fuentes privadas, mucha de la pera que hoy está en las cámaras frigoríficas presenta serios problemas de calidad. Esta fruta, casi con seguridad, no pasará los controles del mercado brasileño y deberá ser destinada al consumo local.En lo que respecta a la demanda, distintos estudios brasileños detallan que la economía de este país no se resentirá en determinados rubros, entre los que se menciona el consumo de frutas y hortalizas. Ésta es una buena noticia ya que se proyecta una demanda activa para este tipo de productos en la segunda mitad del 2009.Respecto de las manzanas, las estadísticas del Senasa señalan que las exportaciones argentinas con destino al mercado brasileño alcanzaron en estos primeros cuatro meses del año las 8.200 toneladas, volumen un 8% por debajo de los niveles del 2008.En lo que respecta a los valores obtenidos, las mismas tendencias que en peras se observan para manzanas, tanto en los valores FOB (precios similares en el período 2008/2009) como en las cotizaciones obtenidas en las góndolas (caída promedio del 20% entre la presente y pasada temporada). Mercado interno sólidoLas estadísticas privadas muestran que el comercio de peras y manzanas hacia el mercado interno creció en volumen, en promedio, 15% durante este primer cuatrimestre del año.Los precios de las peras se ubican 5% promedio por debajo de las cotizaciones del 2008 y los de manzana un 10% arriba. Teniendo en cuenta que la temporada pasada fue muy buena para toda la oferta regional que se orientó al mercado interno, las variaciones promedio observadas en el 2009 no modifican el buen escenario esperado en lo que a fruta de calidad se refiere.En este punto hay que hacer una importante salvedad. La diferencia de precios en manzana, la fruta que más se destina al mercado interno, es importante teniendo en cuenta la calidad que presenta. Una Red Delicious de primera categoría en el segmento de mercado ABC1 hoy se está ofreciéndose en las góndolas de Capital Federal entre 8 y 10 pesos el kilo. El valor es muy superior al conseguido en los supermercados europeos por este mismo producto.Ahora, la manzana que no presenta índices de calidad mínimos tiene precios muy por debajo de los mencionados. Los supermercados porteños la venden entre 3 y 5 pesos el kilo, siempre hablando del cordón norte de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Muchas son las dudas que existen sobre la calidad de fruta que hoy está en las cámaras frigoríficas. "Si es de buena calidad, el mercado paga por ella muy buenos precios. Para fruta de mala calidad… no se paga nada", confió un operador del Central.La principal señal que marca el buen momento por el que pasa el mercado interno son las importaciones de manzanas que se vienen registrando. Las estadísticas oficiales muestran que sólo en mayo llegaron al país desde Chile y Brasil más de 60 toneladas.Un dato a tener muy en cuenta.Javier Lojo

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *