1 de septiembre de 2014 07:52 AM
Imprimir

Mejor que lo previsto “Ranking de exportadoras 2013-2014”

se a que las heladas polares produjeron una merma de 11,5% en el volumen exportado, al freno en la logística por los paros portuarios y la amenaza de cierre de Estados Unidos a los arándanos, la temporada terminó con signo positivo por los buenos precios y el alza del dólar. Además, ganan terreno las exportadoras formadas por gerentes que salen de comercializadoras tradicionales.

Tuvo de todo para ser una temporada horrible. A fines de septiembre de 2013, una ola de frío polar atacó la zona central y el norte chico. Justo era la época de brotación, uno de los momentos críticos del ciclo anual de producción. Por varias semanas se temió que buena parte de la producción chilena cayera en picada. Incluso que la calidad de las frutas sobrevivientes se viera afectada severamente. 

A fines de 2013, además se dejó caer la lobesia botrana en algunos huertos de arándanos. La presencia de la polilla amenazó con impedir el ingreso a Estados Unidos, por lejos, el principal mercado para Chile. La posibilidad de una crisis de proporciones para el principal berry del país estaba a la vuelta de la esquina. 

Como si eso no bastara, en pleno verano, los obreros portuarios impidieron embarcar en San Antonio y otros terminales. Las llamadas desde el exterior de clientes ofuscados por las demoras no se hicieron esperar. Con todo ello la idea de que Chile era un país confiable para hacer negocios se esfumaba tras décadas de trabajo de hormigas. 

La suma de varios males, sin embargo, no arrojó un resultado tan negativo como el que se previó a inicio de la temporada. 

Aunque en carozos y kiwis hubo caídas importantes en la producción, en las uvas de mesa y manzanas, los dos más importantes en cuanto a volumen, las bajas en la producción no fueron tan fuertes como las proyectadas inicialmente. Incluso las paltas casi duplicaron sus envíos. 

Aún más importante fue que la demanda en casi todos los rubros mostró un saludable desempeño. Los precios, en general, fueron más altos que en temporadas anteriores. Si a eso se suma que el dólar tuvo una tendencia al alza durante toda la temporada, se comprende por qué los agricultores están esperanzados en obtener retornos sustancialmente mejores. 

En tanto, los gremios exportadores y productivos dieron muestra de agilidad para trabajar con el Gobierno para enfrentar los problemas fitosanitarios y logísticos. 

Las comercializadoras, eso sí, nunca estuvieron más inquietas que ahora. Movimientos de ejecutivos y profesionales han tomado una velocidad desconocida hasta hace unos años. No pocas de esas personas terminaron formando sus propias exportadoras. 

 

A continuación, los hitos que marcaron la temporada 2013-2014.

Problemas justo en cambio de Gobierno 

Elecciones presidenciales a fines de 2013 y cambio de gobierno en marzo. Justo en una de las temporadas en que fue más urgente para las exportadoras que las autoridades tomaran decisiones ágiles, como en el caso de la lobesia botrana y el paro portuario, el cronograma político no ayudó mucho. 

“El paro portuario significó un grave deterioro de la confianza de los clientes de los diferentes mercados, por no haber entregado los pedidos oportunamente. Junto a esto hubo un incremento en los costos de transporte terrestre, ya que las empresas exportadoras debieron embarcar su fruta, en muchos casos, por puertos más lejanos. En otros, se debió hacer embarques aéreos, lo que evidentemente significó un costo aún mayor”, explica Ronald Bown, presidente de la Asoex.

La situación de la lobesia en los arándanos, rubro que ya alcanza los US$ 300 millones en exportaciones, no era menos preocupante. Más del 80% de los envíos van a Estados Unidos. Con la aparición de la polilla en los berries chilenos se temió que el gobierno cerrara inmediatamente las puertas. 

Las autoridades, con más o menos éxito, hicieron un esfuerzo para enfrentar esos problemas. En el caso de la lobesia, el ex ministro de Agricultura Luis Mayol viajó de urgencia a Estados Unidos para evitar el cierre de las exportaciones chilenas. En Washington obtuvo el compromiso de sus pares gringos de mantener la apertura a los arándanos, eso sí, previa fumigación con bromuro de metilo. Punto a favor para Mayol.

El paro portuario caminó por un rumbo más complejo. A pesar del lobby de los privados, el Gobierno no fue capaz de solucionar el problema en forma rápida, lo que complicó la logística. 

De hecho, en una medida audaz, Cristián Allendes, ex presidente de Fedefruta y socio de una exportadora, se reunió en privado con Sergio Vargas, líder de los estibadores de San Antonio, para explicarle el daño económico que estaba produciendo la movilización a las empresas frutícolas y la cesantía que estaba generando entre los trabajadores agrícolas. Los obreros portuarios se abrieron a flexibilizar su posición negociadora luego de ese encuentro. 

¿Ex gerente? No, nuevo exportador 

Patricio Toro trabajo 21 años en Copefrut. Llegó a ser el gerente comercial de la exportadora curicana. Hoy tiene su propia exportadora, XSur. Ya no maneja millones de cajas, sino que solo 100 mil, principalmente kiwis y cerezas. 

XSur, es una empresa con solo seis trabajadores de planta; la mayoría de las tareas de la empresa están externalizadas, desde la asesoría agronómica hasta el uso de los packing. Los empleados de la firma están concentrados solo en la comercialización de la fruta.

Toro reconoce que es parte de un fenómeno mayor. Ya no se trata de que solo los agricultores se lancen a exportar directamente, sino que hay un creciente número de profesionales y ejecutivos que abandonan, deseándolo o no, un trabajo en una gran exportadora y montan una pequeña comercializadora. 

“Es gente que tiene experiencia en el rubro y que ve que las barreras de entrada a la exportación han bajado mucho. La tecnología permite una comunicación fácil y económica con los clientes. Además puedes comprar todos los servicios que requieras. En Curicó, donde trabajo, somos varios los que hemos partido con nuestras propias comercializadoras”, afirma Patricio Toro. 

El empresario afirma que, a pesar de no tener ni la gran infraestructura y ni la capacidad de entregar capital a los productores que tienen las exportadoras de gran tamaño, las pequeñas pueden manejar mejor requerimientos especiales de los productores. Por ejemplo, puede dar salida comercial a frutas que no son de primera selección, ubicando mercados de nicho que paguen un valor interesante por ese producto, con lo que se evita enviarlo a la agroindustria, que usualmente paga precios menores. 

Caen los volúmenes 

La cifra final es elocuente, en la temporada 2013-2014 se exportaron 2.298.262 toneladas de fruta fresca desde Chile, 11,5% menos que el año anterior. El fuerte crecimiento de las paltas y en menor medida de las cerezas, ayudó a amortiguar la caída global producida por las heladas polares de septiembre de 2013.

Esa caída significa que se vendieron 298.910 toneladas menos de fruta. Según Ronald Bown, presidente de la Asociación de Exportadores, Asoex, la pérdida productiva equivale a US$ 500 millones FOB para el sector. Un golpe importante. 

Quienes se vieron más complicadas fueron las exportaciones de carozos, que llegaron solo a 90.774 toneladas, 57,1% menos que en la temporada anterior.

Los datos del kiwi también son preocupantes. La baja fue de 47,4%, con envíos de solo 112.624 toneladas. 

“Aunque los precios de los kiwis fueron buenos, y en muchos casos ayudaron a compensar las pérdidas de volumen, para quienes perdieron toda su producción solo significó ver pasar la plata por delante”, afirma Antonio Walker, socio de la exportadora Rucaray y presidente de Fruséptima. 

También cayeron, aunque en menor medida, las clementinas y los arándanos. Mientras que en el cítrico se enviaron 25.619 toneladas, con una caída de 21,9%, en el berry la baja fue de 14,6%, con 74.380 toneladas exportadas. 

En todo caso, el peso de la caída de la oferta chilena va por el lado de la uva de mesa. Esa fruta representa casi un tercio del volumen de fruta fresca exportada. Por eso su caída de 15,1% esta temporada repercute tan fuerte, pues fueron 129.933 toneladas menos. 

El otro peso pesado del negocio frutícola, las manzanas, casi no se movió. En la última campaña se enviaron 777.549 toneladas, con una ligera caída de 0,3%. La explicación de esta menor caída pasa tanto porque una parte importante de los nuevos huertos manzaneros se ubica en el extremo sur del mapa frutícola y las heladas pillaron a los manzanos en etapas anteriores al desarrollo de las plantas de la zona central. Además, el manejo fue más generoso en los huertos, pues ante el temor de pérdidas los productores ralearon con menos vigor. Eso sí la mayor cantidad de producción hizo que los frutos tuvieran un calibre menor, afectando el precio recibido.

En el otro lado de la oferta estuvieron las paltas y cerezas. En el caso de las paltas, se trata de una recuperación de 99,5% respecto de la temporada anterior. En la campaña 2013-2014 se llegó a 131.989 toneladas. Una parte de este desempeño se explica por un efecto rebote, pues la producción llevaba varios años contraída por heladas y sequía. La estrategia usual en esos casos es cortar casi hasta la base los paltos a la espera de pasar un par de años malos con el menor consumo de agua posible.

En tanto, en las cerezas, el crecimiento fue de 31,1%, con 68.537 toneladas exportadas. Lo más llamativo es que los precios se dispararon ante el temor de los compradores chinos, por lejos los principales clientes, de que las heladas mermaran la oferta chilena. De hecho, los pronósticos iniciales apuntaban a una caída cercana al 25%. 

¿Cómo fue entonces que se produjo un salto tan grande? La respuesta está en el vertiginoso ritmo de plantaciones de cerezos en Chile. Los buenos precios que se logran en China ha alentado el interés por este rubro, a tal nivel que los invernaderos tienen listas de espera para poder comprar esas plantas. 

RONALD BOWN, PRESIDENTE ASOEX

“Dentro de los aspectos favorables, destacamos un mejoramiento en la tasa de cambio del dólar en la parte final de la temporada que, junto a mejores precios en algunas especies, ayudó a compensar en parte la significativa baja de producción y exportación”.

PATRICIO TORO, GERENTE DE XSUR

“Hay mucho movimiento de profesionales y gerentes en las exportadoras. Eso está generando una cantidad importante de gente que tiene conocimiento del negocio y que se está lanzando en forma independiente a prestar servicios de comercialización”.

ANTONIO WALKER, SOCIO DE RUCARAY Y PRESIDENTE DE FRUSÉPTIMA

“Por especie, fecha de venta y mercado de destino hubo variaciones importantes en los resultados. No es lo mismo lo que pasó con las peras, que estuvieron muy complicadas, que con las cerezas, en que los precios fueron notables”. 

El peso de la caída de la oferta chilena recae en la uva de mesa, con un 15,1% de baja.

 Los resultados por frutaNo solo cada temporada es diferente a las anteriores. En un mismo año, los resultados por especies pueden ser muy diversos. El efecto de las heladas lo refleja. Mientras que algunos rubros se contrajeron en forma importante, otros, como las cerezas tuvieron alzas importantes. 

En la comercialización, también hubo diversas realidades. Las exportadoras de arándanos enfrentaron un duro panorama por la aparición de la lobesia. En las manzanas los complicaron precios que no fueron buenos debido a los menores calibres y a la mayor oferta en Europa. 

En todo caso, en la mayoría de los rubros, la demanda se comportó en forma notable, con precios que hacen recuperar la confianza en el futuro del sector frutícola. 

 

A continuación, los resultados en los principales rubros.  

KIWIS
GOLPE AL MENTÓN

Fue la segunda especie más golpeada por el clima. Aunque las quince primeras exportadoras cayeron en sus envíos, no todas lo hicieron de igual forma. La curicana Copefrut cayó en más de 12 mil toneladas, equivalentes a -61,6% respecto de la temporada pasada. Bajas significativas también corrieron por parte de Dole, -34,8%; Frusan, -42,3%, y Río Blanco, con -68,7%. Sin embargo, la que capeó bien la tormenta fue Subsole. La exportadora que comanda Miguel Allamand bajó solo 2.603 toneladas, equivalentes a -15,2% respecto de la temporada anterior. 

 

UVA DE MESA
BAJAS EN LA CIMA

En la última temporada se embarcaron 729 mil toneladas. Las heladas afectaron a los parronales de la zona central y en menor medida a los del norte. Los precios fueron interesantes en el inicio y a mediados de la temporada; sin embargo, cayeron hacia el final. Llama la atención el desempeño de Río Blanco, -25,8%, y el de Del Monte, -20,5%, dos exportadoras históricas en este rubro, pero que cayeron bastante más que el promedio. Campillay, número 18 en el ranking de esta especie, dio el salto más espectacular, con 5.583 toneladas más que el año anterior. 

 

MANZANAS 
MENORES PRECIOS

En términos de volúmenes no hubo mayores novedades, pues el promedio nacional mostró envíos por 777 mil toneladas. El problema estuvo en el tipo de oferta, pues este año se dieron calibres más pequeños, lo que empujó a la baja a los precios. Por lo tanto, en muchos casos tener buenos volúmenes no necesariamente significó mejores resultados financieros para las exportadoras. David del Curto enfrentó una fuerte caída, de -27,3%, respecto de la temporada anterior. En tanto, la segunda exportadora, Unifrutti subió 6,5% su volumen.

 

CAROZOS
CAÍDA RÉCORD

En 2013-2014 se embarcó uno de los menores volúmenes en la historia. Por ser especies de brotación temprana, duraznos y nectarines fueron los más afectados por las heladas. Eso sí, por estrategia o por ubicación de sus productores, no todas las exportadoras cayeron igual. Así, Gesex, cayó en 3.392 toneladas, -27,3% menos que el año anterior.La líder pudo amortiguar su caída a casi la mitad del promedio nacional. Del Curto, en tanto, tuvo una baja de 79,1%, equivalente a 12.778 toneladas menos. Esto significó que pasara del segundo al octavo lugar en este rubro.

 

CLEMENTINAS
DIVERSIDAD DE RESULTADOS

Otro rubro que tiende a la concentración. Las exportadoras bajo las 20 primeras en volumen cayeron 63% en su volumen, casi el triple que el promedio nacional. De hecho, Unifrutti subió en 687 toneladas, 42,5% más que el años anterior. Las que sí cayeron fueron Río Blanco, con 1.656 toneladas menos y Subsole, que tuvo una baja de 1.910 toneladas. Llama la atención el ingreso de Calavo esta temporada, que llegó a enviar 1.096 toneladas en 2013-2014. 

 

ARÁNDANOS
MOLLER SE ESCAPA

La comercialización tuvo algunas complicaciones adicionales este año agrícola. A la baja en la producción se sumó la detección de lobesia botrana en huertos de este berry, lo que hizo temer por el ingreso a Estados Unidos. Afortunadamente, ese problema se superó con la obligación de los chilenos de fumigar con bromuro de metilo. 

La exportadora que pareció inmune a esos problemas fue Hortifrut, la empresa fundada por Víctor Moller, que en la última temporada subió en 4.201 toneladas sus envíos, equivalente a un aumento de 36,7% respecto del año anterior. 

En este rubro aparece una tendencia a la concentración, pues las exportadoras bajo las 20 primeras en cuando a volumen caen a más del doble, -35,3%, que el promedio nacional. 

 

PALTAS
VUELTA A LA VIDA

El fin de un ciclo marcado por sequía y heladas se notó, con un fuerte aumento en los envíos durante la última temporada. Lo más llamativo fue el crecimiento del líder del rubro, Propal. La exportadora comandada por la familia Allende subió en 20.333 toneladas sus envíos, 87,4% más alto que el año frutícola anterior. En tanto, Agricom subió 12.073 toneladas, con 115% más que hace un año. 

 

CEREZAS
CRECIMIENTO MENTIROSO

El fuerte crecimiento de los huertos en los últimos años ayudó a ocultar el real impacto de las heladas. Una de las comercializadoras que le sacaron más partido a ese impulso fue Frusan, que tuvo un crecimiento de 2.089 toneladas, equivalente a 50,8% más que la temporada pasada. En tanto, Copefrut aumentó 22,4%, con 1.428 toneladas más. Lo Garcés, la exportadora de San Francisco de Mostazal, subió 19,2% y se mantiene como sólida líder en este rubro.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *