1 de septiembre de 2014 18:08 PM
Imprimir

Casi 80 mil hectáreas se destinan a los orgánicos en chile

La tendencia mundial es al aumento de la producción y comercio. A nivel nacional hay más de 5.500 hectáreas certificadas sin uso y las exportaciones de estos productos cayeron 2,5% en 2013. En frutales, lideran los arándanos, manzanos y uva vinífera.

La decisión de la productora de aceite de oliva Valle Grande -que maneja las marcas Olave, Huasco y Montecristo- de reorientar su negocio hacia la producción orgánica, con foco en los mercados externos, no fue al azar. El cambio es una respuesta a la tendencia que se observa en los países desarrollados por preferir este tipo de productos y que está llevando a que en el país se amplíe la gama de cultivos bajo esta fórmula. 

Si bien existen estudios divididos respecto de si los alimentos orgánicos son más beneficiosos para la salud que los convencionales, las cifras muestran que es un mercado que viene creciendo en forma permanente desde hace ya varios años. El comercio de estos productos sumó US$ 64 mil millones a nivel mundial en 2012, de acuerdo con las últimas cifras publicadas por la firma de investigación de mercado Organic Monitor, de las cuales casi la mitad (US$ 31.298 millones) corresponde a Estados Unidos, el mayor mercado. 
Ese país no solo es el líder de consumo de este tipo de alimentos, sino que sigue creciendo con cifras de dos dígitos. Al cierre del 2013, las ventas de orgánicos subieron 11%, llegando a US$ 35.100 millones, marcando la mayor alza en cinco años, según la Asociación de Comercio Orgánico (OTA, por su sigla en inglés).

Pero EE.UU. no es el único relevante en producción orgánica. Los países con más hectáreas dedicadas a estos cultivos son Australia y Argentina, con 12 millones y 3,6 millones de hectáreas, respectivamente. En ventas destacan Alemania, con un comercio de US$ 9.693 millones, y Francia, con US$ 5.540 millones. En cuanto al gasto per cápita en estos productos, los líderes son Suiza y Dinamarca, con US$ 262 y US$ 220 respectivamente.

A nivel global, cifras como el incremento de 5% en el número de productores que se dedican a la agricultura orgánica, 1,9 millones; o el aumento de 0,5% -unas 200 mil há – en superficieal al cierre de 2012, llegando a 37,5 millones, según los datos de Organic Monitor.

En Chile, el sistema nacional de registro de certificación orgánica, que implementó a fines del año pasado el SAG, muestra que hasta fines de junio de este año había un total de 79.622 hectáreas destinadas a la producción orgánica, de las cuales unas 5.199 se destinan a frutales y más de 3.500 a uva vinífera.

 

“De acuerdo con las estadísticas anteriores, es cierto que se observa una disminución en la superficie certificada como orgánica”, asegura el jefe del subdepartamento de agricultura orgánica del SAG, Claudio Cárdenas, pero explica que el nuevo sistema de registro implicó un cambio de metodología y los datos anteriores no son comparables.
Las cifras productivas del primer semestre de este año concuerdan con las principales exportaciones de productos orgánicoss, que en total sumaron US$ 178,4 millones al cierre de 2013, un 2,5% menos que en 2012. Los más enviados fueron los arándanos frescos, con US$ 39,4 millones, seguidos por manzanas frescas y arándanos congelados, por US$ 36,6 y US$ 11,5 millones en uno y otro caso.También destacan productos menos tradicionales, como manzanilla, hojas de boldo, rosa mosqueta y espárragos, que lideran en los rankings de categorías de plantaciones orgánicas realizadas a partir del nuevo sistema del SAG.

En cuanto a los desafíos que enfrenta el sector en Chile, Claudio Cárdenas recalca que la tendencia mundial seguirá siendo contar con alimentos más sanos e inocuos y donde el país debe posicionarse.

“Lo más importante es avanzar en el conocimiento técnico del sector y contar con más profesionales y técnicos especialistas”, asegura Cárdenas.

Carlos Klein, productor de La Araucanía y vice presidente de la Agrupación de Agricultores Orgánicos de Chile, asegura que si bien el productor orgánico nacional es muy competitivo “no tiene apoyo alguno en Chile”. Menciona el que gran parte de los consumidores nacionales no acepten pagar precios más altos por estos productos -que en promedio pueden costar 25% más, aunque varía mucho en cada caso- y que, por ende, casi no existen mercados locales para los orgánicos, lo que impide la expansión de esta forma de producción, que hoy no sobrepasa el 10% de la superficie plantada”. Agrega que también falta aplicar la ley de certificación de productos orgánicos de 2007.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *