2 de septiembre de 2014 01:54 AM
Imprimir

Rematan muebles y vehículos del frigorífico de Senillosa

Lo resolvió el juez que administra la quiebra. Será este jueves y sin base.

NEUQUÉN :    Este jueves se rematarán los 130 muebles, 70 equipos informáticos y vehículos del frigorífico Copromaneu de Senillosa, el único que contaba con la mayor categoría del Senasa, de acuerdo a lo que resolvió el juez Gustavo Ramón Belli quien hace dos años decretó la quiebra de la planta de faena. El concurso preventivo se había dictado en el año 2009 y desde entonces hubo gestiones para la reactivación que pasaron por la búsqueda de inversores y por la conformación de una cooperativa para evitar la pérdida de empleo de los 40 trabajadores.

 

Copromaneu fue creada en 1987 pensada por el Copade para convertirse en un polo cárnico de abastecimiento a la región, pero luego la barrera sanitaria impidió el ingreso de animales en pie y luego, comprado por empresarios ajenos al rubro, terminó en su desactivación.

 

Según informó el martillero Juan Carlos Jauregui “se van a rematar los muebles y los rodados, no los inmuebles que quedarán para más adelante”. El día previo al remate habrá una visita al predio para que los interesados puedan observar los bienes, de 15 a 17.

 

El martillero indicó que los bienes se agruparon en 50 lotes e incluyen desde armarios hasta botas de trabajo pasando por calculadoras que usan papel y calefactores que están adosados a la pared. “Muchos muebles hay que repararlos porque ya tienen sus años”, indicó y agregó que el remate se hace sin base a la vez que justificó que “no se quiso tocar la maquinaria propia de la faena” porque de esa manera se preserva el esquema para poder rematarla en alguna otra oportunidad.

 

Entre los elementos que se rematarán el jueves se cuenta un matafuego que ya está vencido, dos pavas de acero inoxidable, un banquito de madera chico de cuatro patas, monitores con sus teclados, sillas y armarios. “Muchos elementos ya tienen sus años y siempre puede surgir un interesado en adquirirlos para poder contar con repuestos”, confió el martillero.

 

A excepción de la planta de faena de Centenario concesionada a un empresario cárnico, Neuquén no posee frigoríficos que tengan un esquema de faena completo que incluya el tratamiento de los residuos en biodigestores y plantas de depuración. En el interior existe la planta de faena municipal de Piedra del Águila que también está concesionada a un empresario pero que sólo puede vender sus productos dentro de la provincia al igual que el matadero de Zapala.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *