2 de septiembre de 2014 12:09 PM
Imprimir

Agro argentino denuncia a Monsanto ante Comisión Nacional

Los cultivadores de transgénicos están en desacuerdo con las condiciones y regalías impuestas por la empresa estadounidense

Organizaciones agrícolas de Argentina anunciaron una denuncia contra Monsanto ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, comunicó el 1 de septiembre la Federación de Cooperativas Federadas (FECOFE)

 

Se trata de un desacuerdo de los cultivadores de transgénicos con las condiciones y regalías impuestas por la empresa estadounidense, que además es objetada por parte de la población y la comunidad científica local que rechaza los productos genéticamente modificados que comercializan en su región por daños a la salud.

 

Esto se relaciona a los productos transgénicos con tecnología RR2Y y RR2YBt, – resistentes a glifosato y a “insectos que afectan a la oleaginosa en Argentina y Brasil” -, y en los que se establecen exigencias a las variedades de semillas de soja M6210 IPRO y M6410 IPRO, esta última también llamada INTACTA RR2 PRO, informó FECOFE.

 

Además mencionó que no se tiene una comprobación que el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial de Argentina ( INPI) concedió a Monsanto el derecho de patente sobre la construcción genética que brinda resistencia al glifosato y la nueva tecnología INTACTA RR2 PRO, a pesar de que la empresa ha dicho esto públicamente.

 

Monsanto tiene conductas que restringen la competencia y violan así la ley Nº 25.156, resultando en un perjuicio para el interés económico general”, reiteró FECOFE, quien presentó la demanda junto a un grupo de asociaciones en las que se incluyen la Federación Argentina de Ingeniería Agronómica (FIADA), y la Cámara Argentina de Semilleros Multiplicadores (CASEM).

 

Los agricultores argentinos explicaron que restringe la venta de la producción sólo a los comerciantes autorizados por Monsanto: Asociados Don Mario S.A., Nidera S.A. y la Asociación de Cooperativas Argentinas.

 

Estas condiciones afectan a la persona que “adquiera, multiplique, siembre, distribuya, comercialice o reserve semilla para ‘siembra propia’ o utilice a cualquier título las variedades de semilla detalladas por la compañía”, citó FECOFE.

 

Además anotaron que “se obliga al comprador a pagar la regalía por este tipo de tecnología por cada uso de la misma: al momento de la compra, al momento de la declaración y siembra para uso propio o al momento de la entrega al elevador o exportador”.

 

Respecto a este hecho en marzo 2011 Rural Primicias afirmó que productores argentinos “firmaron una carta acuerdo en la que expresan su voluntad de que la Argentina tenga las nuevas sojas transgénicas RR2Y y RR2YBt, propiedad de la multinacional Monsanto y también aceptan pagar una regalía en caso de utilizarlas”, según una publicación del 12 de marzo de 2011.

 

El medio argentino afirmó que Monsanto descontinuó en 2004 las anteriores versiones de soja promocionadas por su empresa desde 1996, ante la imposibilidad de cobrar en Argentina las regalías, e incluso intentó mediante acciones legales cobrar una parte a los importadores en Europa.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *