3 de septiembre de 2014 00:56 AM
Imprimir

Altos precios internos y bajas exportaciones, las causas del cierre de frigoríficos para el Gobierno

El ministro Casamiquela sostuvo que se vende menos al exterior porque “conviene más” dedicarse al mercado interno. No mencionó las restricciones a la venta externa.

El ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, aseguró ayer que los altos precios internos y la caída de las exportaciones cárnicas bovinas produjo el cierre de frigoríficos locales, y admitió que “hay problemas estructurales”, como la faena de animales “por debajo de los 300 kilos”, que podría generar a futuro “subas de precios internos por falta de oferta”.

 

Además, sostuvo que “el problema” del sector cárnico “es que está siendo hoy mucho mejor negocio, en gran parte, el comercio interno” de carne vacuna, ya que el kilo se paga a razón de dos dólares cuando, en los ’90, no llegaba a la mitad de este valor.

 

Ha habido un cierre de frigoríficos en función de que han disminuido las exportaciones. Pero el problema hay que discutirlo estructuralmente, es un poco más complejo y más largo”, indicó el funcionario respecto a la situación que enfrenta al sector frigorífico.

 

Casamiquela consignó que en el orden doméstico “hay una demanda importante de carne”, y explicó: “Estoy tratando de alertar por todos los medios posibles que estamos cometiendo algunos errores estructurales o acelerando algunos procesos, y faenando animales muy jóvenes y livianos, por debajo de los 300 kilos”.

 

“Hay que tener cuidado, porque al faenarlos inhibimos la posibilidad de que esos animales engorden y terminen con un peso adecuado para la exportación, con animales que rondan los 450 a 480 kilos”, manifestó a radio América.

 

Para Casamiquela, “lo que hay que hacer es controlar exhaustivamente el sistema de faena y tener mucho cuidado para que no se desequilibren los precios internos, porque al disminuir el peso de faena lo que vamos a tener es una menor oferta y consecuentemente se corre el peligro de que suban los precios internos”.

 

“Creemos que se puede hacer un sistema programado, manejado y chequeado permanentemente para que no se produzcan desequilibrios en la mercadería en el consumo interno”, dijo.

 

El ministro de Agricultura aseguró que la población consume 120 kilos de distintas carnes anualmente: 60 de carne vacuna, 45 de pollo, 11 de cerdo y 7 kilos de pescado.

 

En el caso del comercio con Rusia, Casamiquela afirmó que el próximo 15 de septiembre se abrirán nuevas gestiones públicos y privadas para promover la exportación de alimentos y otros productos por unos u$s1.200 a u$s2.000 millones. Sin embargo, el funcionario estimó que la posibilidad de colocar nuevas ventas en ese país depende de cuestiones tales como la promoción de “precios razonables y competitivos, de calidad y seguridad de abastecimiento”. 

 DyN

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *