3 de septiembre de 2014 23:10 PM
Imprimir

Sector porcino brasileño mira con cautela aumento de la demanda internacional

El fin de los embargos ruso y chino para la importación de carnes de Brasil es visto con cautela por los productores locales de ganado porcino, que temen un nuevo cambio en el mercado mundial y siguen apostando por el consumo interno, apuntó hoy la patronal del sector.

El fin de los embargos ruso y chino para la importación de carnes de Brasil es visto con cautela por los productores locales de ganado porcino, que temen un nuevo cambio en el mercado mundial y siguen apostando por el consumo interno, apuntó hoy la patronal del sector.

 

“El mercado interno tiene una capacidad de crecimiento grande, con un consumo per cápita de quince kilos, mientras que el promedio mundial es de treinta y algunos países alcanzan los ochenta kilos”, señaló a Efe el presidente de la Asociación Brasileña de los Criadores de Porcinos (ABCS), Marcelo Lopes.

 

Encargado de abrir la Segunda Semana Nacional de Carne Porcina, que comenzó hoy y se extenderá hasta el 17 de septiembre en Sao Paulo, Lopes destacó que el sector no debe descartar las exportaciones, pero advirtió que es necesario tener cautela para “crecer de los dos lados”, tanto en el mercado interno como externo.

 

“Hay una demanda internacional, pero es necesario entender que Estados Unidos está con un problema puntual y que en un momento determinado ellos van a volver y son grandes productores y mucho mayores que nosotros”, comentó Lopes sobre el embargo ruso a productos estadounidenses, lo que provoca una “inestabilidad”.

 

El presidente de la ABCS señaló que el sector de la porcicultura tiene el 85 % de su producción destinada al mercado interno, sin opción de ampliar las exportaciones “en un primer momento”.

 

“Hay sólo una opción: o se exporta más o se suprime el mercado interno”, subrayó Lopes.

 

Con relación al mercado chino, Lopes indicó que el país asiático está invirtiendo para transformar su industria y normas sanitarias y, así, Brasil se está “preparando” para el aumento de la demanda.

 

En el mismo sentido, el vicepresidente de la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA), Rui Vargas, indicó que se deben corregir aspectos internos antes de exportar, pues el país pasa por una situación de “oferta ajustada”.

 

“Los números de que saltamos de un consumo de ocho kilos per cápita para quince en los últimos 15 años son una realidad que demuestra que alcanzamos el equilibrio en el nivel de demanda y oferta de la carne porcina”, indicó Vargas.

 

Para el empresario, “existe una buena perspectiva, pero eso no se transformó en números todavía porque mantenemos nuestro promedio mensual de 40.000 toneladas para la exportación”.

 

El máximo exportado por el sector brasileño de carne porcina en 2013 fue del 20 % de su producción y un aumento de esa participación dependerá, a juicio de Vargas, de la decisión de las empresas sobre el coste del proceso exportador.

 

“Es una decisión propia de las empresas saber si van a exportar una parte más de su producción o si van a incrementar su presencia en el mercado interno, y eso depende mucho de los precios que están siendo ejercidos y del costo de producción”, apuntó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *