4 de septiembre de 2014 00:34 AM
Imprimir

“Lo importante es obtener una miel de calidad diferencial”, dijo Antonio Bentabol Manzanares

CompartiremailFacebookTwitterCon el objetivo de contribuir a una producción sostenible y lograr una competitividad sistemática de las cadenas de valor del sector apícola en la provincia de Misiones, se llevó a cabo en la ciudad de Posadas la jornada “Valorización de productos locales y regionales a partir de características diferenciales”.   La capacitación estuvo a cargo […]

Con el objetivo de contribuir a una producción sostenible y lograr una competitividad sistemática de las cadenas de valor del sector apícola en la provincia de Misiones, se llevó a cabo en la ciudad de Posadas la jornada “Valorización de productos locales y regionales a partir de características diferenciales”.

 

La capacitación estuvo a cargo del doctor Antonio Bentabol Manzanares, experto español en la materia quién disertó en la sede de la Confederación Económica de Misiones frente a un auditorio compuesto por técnicos, extensionistas y empresarios interesados en mejorar la producción de la miel y valorizar su producto.

 

La actividad se brindó en el marco del proyecto “Mejora de las Economías Regionales y Desarrollo Local”, ejecutado por el INTI con el apoyo de la Unión Europea, que tiene como objetivo mejorar la competitividad de las mipymes en las regiones noroeste y noreste de la Argentina, a través del fortalecimiento de las capacidades técnicas locales.

 

 

Cómo obtener un producto de calidad diferencial
La disertación del especialista de la Unión Europea se centró en cómo desarrollar herramientas y estrategias para obtener un producto de calidad diferencial para obtener una miel superior y a la vez mejorar la cadena de comercialización.

 

“Todo producto tiene propiedades inherentes que satisfacen una necesidad, posee calidad si satisface lo que yo espero de él “, afirmó Bentabol Manzanares al inicio de su exposición como marco conceptual a desarrollar durante la jornada.

 

Se entiende a la calidad diferencial como una etapa superior a lo que se conoce como calidad normativa que la mayoría de los productos que se comercializan en el mercado ya cumplen. La calidad superior se manifiesta en la góndola e influye en la decisión del consumidor en optar por un producto u otro.

 

La calidad alimentaria -según el especialista- se vincula a un lugar geográfico, a una tradición y al cumplimiento de normas de aceptación voluntaria. Ello se vincula a la elección de una materia prima y a un proceso de producción que el consumidor asocia, por ejemplo, al valor ecológico.

 

Es decir, las personas basan su elección en tres criterios principales. En cómo se presenta un producto; en segundo término en la experiencia que tienen al haber consumido ese producto con anterioridad y en tercer lugar en los valores con los que “carga” dicho producto, es decir, en los valores que no se pueden comprobar directamente pero que se toman como válidos como el cumplimiento de normas ecológicas en el proceso de producción; no utilización de explotación laboral o exclusión de OGM (organismos genéticamente modificados) en su composición, entre otros.

 

Ello se complementa con decisiones empresarias a la hora de trabajar de acuerdo a sistemas de calidad sensorial y organoléptica teniendo en cuenta que el consumidor tiene en la actualidad una mayor conciencia social, ética y ambiental. “Incluso, en Europa han implementado sellos de calidad de características religiosas. Si bien ello existe desde hace años, en los últimos tiempos en España se han implementado certificaciones kosher e islámicas a una gran cantidad de productos” afirmó el especialista. Con ello, los productores satisfacen una necesidad latente en la sociedad.

 

 

La legislación europea

Todos los sellos que se están implementando en la legislación europea orientados a obtener un producto de calidad diferencial, comentó Bentabol Manzanares, consisten en un exhaustivo proceso de certificación pública y/o privada. Con ello, el fabricante consigue resaltar las cualidades originales de la miel de acuerdo a las características particulares de su región.

 

El doctor Antonio Bentabol Manzanares es responsable de la Unidad de Valorización de Productos Agroalimentarios y director de la Casa de la Miel del Cabildo de Tenerife, en España y ha tenido un rol de singular importancia en la aprobación de la “Miel de Tenerife DOT”.

 

 

Tecnología para la Industrialización Apícola


También, en el marco del trabajo con la UE el INTI presentó en la provincia el Programa ApiTEC de Tecnología para la Industrialización Apícola. El objetivo es caracterizar las demandas de industrialización del sector apícola nacional, tanto la asociada a la obtención y al procesamiento de los productos de las colmenas de demanda tradicional, así como a las nuevas demandas provenientes de las cadenas de valor que aportan bienes a la apicultura (proveedores) o que industrializan productos apícolas (transformadores), también denominadas “industrias conexas”: metalmecánica, farmacéutica, indumentaria, forestoindustria, cosmética, entre otras.

 

Según el coordinador de ApiTEC, el veterinario Diego Ugalde, la idea del programa es gestionar los proyectos de I+D+i para las áreas temáticas y colaborar en los distintos ámbitos de discusión sectorial apícola nacional e internacional, así como en las comisiones técnicas asesoras.

 

“Desde, el INTI asistimos no solo a los apicultores sino a todo el universo de industrias conexas que proveen insumos o los transforman en otros productos. Todo contribuye a poner en relieve las características diferenciales de la miel” afirmó Ugalde.

 

Por su parte, la licenciada Andrea Acosta, directora del Centro INTI Misiones señaló durante la presentación de las jornadas que con “el convenio INTI-UE buscamos fortalecer las capacidades técnicas de las pymes de la región –en este caso del sector apícola- pero también de las empresas metalmecánicas, de energías renovables y de alimentos en general para aumentar tanto la calidad como su competitividad”, afirmó.

 

Las jornadas continuaron con la presentación de las ponencias “Sello alimentos argentinos, una elección natural” a cargo de la licenciada Celeste Barcus; “Producción orgánica: una estrategia para el agregado de valor y diferenciación” a cargo del ingeniero Adrián García Rosolen y la “Introducción al sistema de DO e IG. Características del sistema. Diferencias entre IG y DO. Marco Legal” a cargo de la ingeniera Lucía Tejada, todos de la Dirección de Agroalimentos del Ministerio del Agro y la Producción (MAGyP) de Misiones.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *