5 de septiembre de 2014 01:21 AM
Imprimir

Asustado por la investigación de su patrimonio, Recalde quiere ser diputado para tener fueros

En su entorno preocupa el avance de una causa por enriquecimiento. Es el dirigente camporista más complicado

Mariano Recalde está más que preocupado por lo que sucederá a partir del 10 de diciembre de 2015, cuando ya no tenga la capa protectora de Cristina Kirchner, y muy probablemente deba enfrentar varios problemas en los tribunales de Comodoro Py.

 

El presidente de Aerolíneas Argentinas es el más rico, pero también el más comprometido judicialmente de los dirigentes de La Cámpora. Su principal amenaza es una causa por enriquecimiento ilícito que le iniciaron el año pasado debido a un fenomenal incremento de su patrimonio y varias inconsistencias en su declaración jurada.

 

Recalde fue imputado por el fiscal Jorge Di Lello tras una denuncia de la entonces diputada Graciela Ocaña por un crecimiento del 75 por ciento de su patrimonio en dos años y medio, y por cobrar tres remuneraciones como presidente de Aerolíneas, director de Austral y director de Aerolíneas.

 

La declaración jurada de Recalde de 2013 demuestra que su patrimonio sigue creciendo. La Nación reveló que el dirigente declaró activos por $ 6,2 millones, casi un 20% más que en 2012. “Tiene dos departamentos en Capital Federal y un auto modelo 2012, no especificado en su presentación. Duplicó sus activos en la sociedad Nuevo Quilmes, una empresa que administra terrenos en el sur del conurbano: invirtió $ 2,5 millones en el emprendimiento. Declaró depósitos en plazos fijos por $ 1,6 millones”, indica el diario. El country Nuevo Quilmes mantiene una fuerte disputa judicial con el intendente Francisco “Barba” Gutiérrez.

 

En su nueva declaración, Recalde especifica que ejerce cinco cargos en el Estado, todos en sociedades vinculadas a Aerolíneas: es presidente de Austral Líneas Aéreas, Jet Paq SA, Optar SA y Aerohandling SA. Sus ingresos fueron de casi 120 mil pesos por mes, bastante que Cristina.

 

Estos números le generan preocupación a él, pero también a su entorno. LPO supo que su padre, el diputado Héctor Recalde, dijo en reuniones privadas que está “muy preocupado” por los serios problemas judiciales que enfrentará su hijo en el mediano plazo.

 

Recalde padre es un dirigente con extensos contactos y largo recorrido en el mundo judicial, por lo que se descuenta que su advertencia está sustentada en información concreta. Su influencia en ese ámbito dio lugar a que su esposa, la jueza Graciela Lucía Craig, integre la Cámara Nacional del Trabajo.

 

La misma preocupación que tiene el diputado Recalde por su hijo fue mencionada por algunos dirigentes de La Cámpora. En la agrupación saben además que sus constantes embestidas contra la Justicia –como la reforma judicial ideada por Wado de Pedro y Julián Álvarez- tendrán algún costo. Están en lo cierto.

 

Como explicó LPO, en el fuero federal están que trinan con la Rosada y todas las causas que estuvieron congeladas durante años empezaron a avanzar. Amado Boudou lo sabe mejor que nadie. Días atrás, la jueza Servini de Cubría hasta se animó a amenazar al Gobierno con un allanamiento a la Casa Rosada. 

Ahora, por Comodoro Py circula fuerte la versión de que buscarían caerle con fuerza a alguna figura emblemática de La Cámpora. Recalde es uno de los más influyentes dirigentes de esa agrupación junto a Wado de Pedro, a quién acercó a Cristina y Máximo Kirchner. Otro de sus acercados es el ahora todopoderoso Axel Kicillof.

 

A diferencia de la mayoría de los dirigentes de la agrupación, Recalde tiene un cargo ejecutivo y todas las operaciones de un gigante como Aerolíneas llevan su firma, y por lo tanto son su responsabilidad. Se trata, además, de una gestión muy cuestionada, que no presenta balances y con pérdidas de unos dos millones de dólares por día, según se calcula. Investigar pormenorizadamente su gestión en la línea aérea sería como abrir la caja de Pandora.

En junio, el fiscal federal Eduardo Taiano lo imputó junto a Axel Kicillof por la falta de obras en la pista de Aeroparque y por las supuestas irregularidades en las reparaciones realizadas para la ampliación del edificio. El año pasado,  el fiscal Ramiro González también lo imputó junto a Julio De Vido por no haber denunciado el vaciamiento de Aerolíneas cuando estaba en manos de Marsans. 

Se menciona en su entorno que hay al menos otras cuatro causas en su contra que no trascendieron públicamente, pero que podrían empezar a avanzar.

Es por eso que “Marianito” -como lo llama cariñosamente Cristina pese a sus 42 años- ya está pensando en cómo reciclarse después del 10 de diciembre de 2015. Su primer paso fue integrarse al Partido Justicialista porteño, quizás buscando protección futura de la estructura peronista.

Pero su objetivo de máxima es que la Presidenta ejerza influencia y lo elija para encabezar la lista de diputados nacionales del Frente para la Victoria en la Ciudad en 2015. Eso le aseguraría cuatro años de fueros y alivios judiciales. Hay otros camporistas que también buscarán una banca el año que viene como Andrés Larroque y De Pedro, a quienes se les vence el mandato y, como adelantó LPO, tienen las mismas intenciones que Recalde

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *