5 de septiembre de 2014 00:35 AM
Imprimir

Recomendaciones de Basf contra la Ramularia

La Ramularia collo-cygni es una enfermedad que atacó a la cebada durante las campañas 2001/02/03.

La Ramularia collo-cygni es una enfermedad que atacó a la cebada durante las campañas 2001/2002 y 2002/2003, como una severa epidemia en diversos campos del país y reaparece desde la campaña 2012/2013 con una fuerte presencia en el sur de la Provincia de Buenos Aires.

 

Durante la campaña de lanzamiento en 2013, la aplicación en ensayos a campo de Orquesta Ultra®, la triple mezcla de carboxamida, estrobilurina y triazol de BASF,  bajó los niveles de la enfermedad a valores de 1% de severidad con un 99% aproximado de control, mientras que la mezcla de triazol y estrobilurina logró disminuir los niveles de la enfermedad entre un 70% y un 50% en relación con los valores de severidad del testigo.
 
El Dr. Marcelo Carmona, fitopatólogo de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Buenos Aires, establece en su informePreocupación en el Sur de Buenos Aires por condiciones predisponentes para Ramularia collo-cygni: “Las carboxamidas son las moléculas más eficientes, pero en mezcla con estrobilurinas y/o triples mezclas con triazol; es muy importante el momento de control para asegurar el éxito”
 
Juan Perez Brea, gerente del cultivo de cebada de BASF, pone especial hincapié en la importancia de controlar a tiempo la enfermedad, ya que la infección se produce en los primeros estadíos del cultivo y provoca mermas importantes de rendimiento. Además sostiene que es fundamental tener en cuenta que luego de la senescencia de las hojas afectadas, la planta de cebada es asintomática y la enfermedad se hace sistémica hasta la fase generativa, que es la espigazón.
 
Orquesta Ultra® demostró en los diferentes ensayos realizados a campo, un eficaz control de la Ramularia debido a la combinación de tres activos diferentes, entre ellos Xemium, la innovadora carboxamida de BASF,  y a sus tres sitios de acción.  Además,  actúa rápidamente en la planta y se distribuye uniformemente en la hoja gracias a su rápida sistemia. Esto aporta una óptima cobertura, absorción, persistencia  y resistencia al lavado por lluvia, contribuyendo al rendimiento de la cebada hasta en un 13%.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *