5 de septiembre de 2014 14:41 PM
Imprimir

SAG llama a los vecinos de la Región a colaborar en campaña contra plaga de lobesia botrana

Esta semana personal del Servicio Agrícola y Ganadero inició su trabajo de control de la plaga en zonas urbanas, específicamente en los domicilios cercanos a los predios infectados. Por ello el Servicio hizo hincapié en que la comunidad esté dispuesta a atender a los expertos que lleguen a sus viviendas.

Si ve personal del SAG fuera de su puerta, atiéndalo, es importante, esto porque esta semana el Servicio Agrícola y Ganadero comenzó su plan de control de la lobesia botrana -más conocida como polilla de la vid- en diversos sectores urbanos de la Región donde se ha presentado.

Los expertos del SAG comenzaron su trabajo en la Villa El Jardín de Requínoa, y en la comuna de Nancagua, donde instalaron los dispositivos de control de lobesia que consisten en emisores de feromonas que no afectan la salud humana ni la de animales, sino que solo evitan la reproducción de estos insectos. La instalación de estos emisores es completamente gratuita y personal autorizado del SAG lo realiza, acompañando este proceso de una completa capacitación para los habitantes del domicilio.

El SAG destinó más de 40 personas a esta labor que tiene por objetivo impedir que en las zonas residenciales de las comunas de la Región se instalen posibles reservorios de esta plaga. Esta labor acompañará a la que ejecutarán productores de diversas especies frutales con tal de reducir los potenciales impactos de esta plaga, declarada bajo control oficial desde 2008 y que, en 2014, ha visto un fuerte incremento en su estrategia de erradicación y control. A nivel nacional, el Ministerio de Agricultura, a través del SAG, decidió instalar emisores y trampas en más de 30 mil hectáreas.

A nivel regional se espera cubrir 668 hectáreas en sectores urbanos de las comunas de Requínoa, Mostazal, Codegua, Las Cabras, Nancagua, Chépica, San Fernando y Marchigüe, con el objetivo de reducir el nivel poblacional de la temida polilla que puede provocar importantes daños en los frutos de vides, arándanos y ciruelos, afectando la producción, exportación y por tanto la economía de la Región

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *