5 de septiembre de 2014 15:18 PM
Imprimir

El campo habla . . . . . .

CompartiremailFacebookTwitter … que, aunque las alternativas de la semana fueron de lo más variadas, sin duda, el tema central esta vez se trasladó al Congreso. Allí, en el caso del campo (junto con otros varios sectores), los desvelos vienen por el lado del avance de la propuesta oficial para una nueva Ley de Abastecimiento, de corte […]

 … que, aunque las alternativas de la semana fueron de lo más variadas, sin duda, el tema central esta vez se trasladó al Congreso. Allí, en el caso del campo (junto con otros varios sectores), los desvelos vienen por el lado del avance de la propuesta oficial para una nueva Ley de Abastecimiento, de corte netamente intervencionista, y que ya está provocando revuelo entre los productores. Tanto es así que algunos creen que hasta se puede llegar a reeditar la situación de 2008 con la famosa Resolución 125 que provocó que prácticamente el país quedara “cerrado”, pero hacia adentro, por 4 meses, a partir de la salida de la gente a las principales rutas.

 

Ahora, ya se estarían confeccionando, incluso, los listados de los legisladores y su eventual voto, información que seguramente va a correr como reguero de pólvora por todo el interior, sobre todo en las localidades de origen de muchos de los diputados y senadores que están tratando el tema. El alerta no es menor ya que la ley en cuestión avanza más que peligrosamente sobre la libertad de mercado, de comercio, etc. agravando, incluso, la situación ya existente en el sector agropecuario.

 

De hecho, esa fue la cortante respuesta de un dirigente rural, durante una reunión multisectorial donde se trataba con preocupación el asunto. “Ustedes se preocupan ahora, pero nosotros venimos viviendo esto desde hace ocho años, con el cierre de exportaciones y también de establecimientos agropecuarios a partir del cierre de registros, etc.”, se enojó el rural, creando una situación bastante vergonzosa para los restantes.

 

El caso es que palabras como “acaparamiento”, “agio”, “desabastecimiento”, y sanciones que pueden llegar hasta la cárcel (desconocidas casi para los que nacieron a partir de los ´60s), preocupan, pero también “enojan” a los hombres de campo que sostienen que es el propio Gobierno el que limita la producción, y de ahí que es también responsabilidad oficial la suba en los precios de alimentos y/o su falta…

 

 

…que, ni lento ni perezoso, Sergio Massa que, ya en plena campaña no deja sector sin atender, visitó a los cooperativistas de Coninagro, que lo esperaban encabezados por su presidente Carlos Garetto. Y, si bien se dice que no hay nada menos creíble que las promesas electorales, Massa se mostró muy firme respecto a su convicción sobre la ayuda social que, habría dicho, “debe asistir a los consumidores, pero no debe tocar ni a la producción, ni a los mercados”, lo que sonó como música para los oídos de los productores.

 

El bonaerense apareció acompañado por Gustavo Posse que, dicen, pretendería también la gobernación de Buenos Aires por ese espacio. Pero no fue lo único que sucedió. También en el Museo Fortabat, en el corazón de Puerto Madero, una conocida multinacional de agroquímicos entregó sus premios anuales a las personas del sector, que “cambiaron el rumbo de sus vidas”, lo que sirvió para reunir a distintos representantes del campo, todos preocupados por la persistente caída en los precios internacionales de los granos (que ya hace inviables muchas producciones locales, justo en plena decisión de siembra), sumado a las lluvias continuas que complican más aún el panorama.

 

 

…que, la agenda, multifacética, incluyó hasta la avant premiere de un interesante documental de casi una hora, sobre la necesidad de preservar los poquísimos yaguaretés que aún quedan en la Argentina. La película, que logró una convocatoria multitudinaria en el Village Recoleta, fue respaldada por la Fundación Vida Silvestre Argentina, aunque el atractivo central fue Ricardo Darín que le puso su voz a la interesante película que también nucleó a mucha gente del sector.

 

Tanto ahí, como en la cantidad de exposiciones rurales que se siguen desarrollando en el interior, incluida la reconocida Nacional de Hereford que se está llevando a cabo estos días en Río Cuarto, Córdoba, se percibe que los motivos de malestar son múltiples. Por caso, para la provincia de Buenos Aires, Entre Ríos, parte de Santa Fe, etc., la falta de caminos por las reiteradas lluvias ya es desesperante.

 

Imposible sacar la producción (hacienda, leche, etc.), las pasturas se destrozan, las máquinas para sembrar no pueden entrar, y hasta se complicó la vida cotidiana para llegar a la escuela, o el hospital. También la nueva suba en el precio de los combustibles alarma por el creciente costo de la producción, y otro tanto ocurre con la falta de financiamiento, aparentemente más notoria desde que comenzó el tema “default

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *