5 de septiembre de 2014 15:33 PM
Imprimir

Respuesta de Monsanto sobre el sistema Intacta

CompartiremailFacebookTwitterOrganizaciones de productores, cooperativas, acopiadores y representantes de la industria semillera presentaron esta semana una denuncia ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia contra el “sistema de comercialización” diseñado por Monsanto para su tecnología en semillas de soja conocida como Intacta RR2 PRO. Se trata de las semillas con eventos biotecnológicos de resistencia […]

Organizaciones de productores, cooperativas, acopiadores y representantes de la industria semillera presentaron esta semana una denuncia ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia contra el “sistema de comercialización” diseñado por Monsanto para su tecnología en semillas de soja conocida como Intacta RR2 PRO.

Se trata de las semillas con eventos biotecnológicos de resistencia a insectos y al herbicida glifosato que permiten ahorrar costos en aplicación de insecticidas, con un consiguiente beneficio económico y ambiental, además de permitir un plus en los rendimientos.

En la presentación intervinieron la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe), la Cámara Argentina de Semilleros Multiplicadores (Casem), las Cooperativas Agropecuarias Federadas de Entre Ríos (Cafer), la Federación Argentina de Cooperativas Apícolas (Fadia) y la Federación Argentina de Cooperativas Apícolas y Agropecuarias (Facaal).

Según estas entidades, las condiciones que impone Monsanto en los contratos constituyen “abuso de posición dominante en el mercado”, por cuanto los contratos que exige firmar con los compradores condicionan a los adquirientes y a sus posteriores acciones o ventas, interviniendo así en toda la cadena de producción y comercialización. Las organizaciones alegan que “estas prácticas son discriminatorias y dificultan la permanencia en el mercado de múltiples actores”.

Postura de la compañía

Al respecto, Monsanto Argentina respondió en un comunicado que el uso de la tecnología Intacta y la consecuente participación en el modelo de negocios propuesto “es opcional” y el productor es libre de seguir eligiendo las demás variedades disponibles en el mercado.

También indicó que el modelo propuesto fue consensuado con los principales actores de la cadena de la soja del país “con el fin de garantizar el reconocimiento y respeto de los derechos de propiedad intelectual de las invenciones biotecnológicas aplicadas a variedades de soja en Argentina”.

Ante eventuales confusiones sobre el alcance de las obligaciones de las partes, Monsanto consignó que la finalidad del sistema es que “los productores puedan acceder a esta nueva tecnología, a la vez de garantizar el reconocimiento de los derechos de propiedad intelectual de Monsanto y el pago de una contraprestación adecuada”.

“En particular, es importante resaltar que bajo el modelo propuesto de ninguna forma se condiciona ni restringe a quién el productor podrá entregar el grano producido. El productor seguirá siendo libre de elegir a quien entregar su grano, sólo aplicarán condiciones diferentes según lo entregue a un participante o no del sistema. No es cierto tampoco que se limite o restrinja la guarda de semilla para uso propio, lo cual seguirá siendo una decisión del productor en los términos autorizados en la legislación vigente. Lo que sí es cierto es que en todos los casos el productor deberá pagar una contraprestación adecuada (cuyo pago se realizará en las distintas oportunidades previstas en la licencia, a elección del productor) por el grano producido y entregado”, indicó la multinacional estadounidense.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *